Polémica en el chavismo tras derrota en referendo constitucional venezolano

CARACAS (AFP) – La derrota de la reforma constitucional propuesta por el presidente venezolano Hugo Chávez en el referendo del domingo desató polémicas dentro de su movimiento, que intenta entender por qué sólo un cuarto del electorado la apoyó.

Chávez recriminó en primer lugar a sus seguidores y la emprendió contra los “revolucionarios de pacotilla”, durante un acto este jueves en un estadio cerrado de Caracas.

“Tienen una deuda conmigo, ustedes dirán si me la pagan o no me la pagan, tienen una deuda conmigo, con la patria y con el futuro”, afirmó, y subrayó que al ser rechazada la posibilidad de reelección continua tendrá que irse de la presidencia en enero de 2013.

También dijo que hubo un “chantaje” con el miedo a que se desatara la violencia, insuflado por “el imperialismo y sus lacayos”.

El vicepresidente Jorge Rodríguez, que estaba al frente del comando de campaña del ‘Sí’, dijo que la responsabilidad de la derrota le corresponde a él y no a Chávez, que la asumió tras el anuncio del resultado.

Anunció que para analizar la pérdida de votos se convocarán este sábado asambleas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV-oficialista). Chávez perdió en el referendo poco más de 3 millones de los votos que obtuvo para su reelección en diciembre de 2006.

El diputado Luis Tascón (expulsado del PSUV por haber atacado a la “derecha endógena” del partido) afirmó que “la derrota estuvo adentro” del chavismo.

“Un grupo de personas trató de secuestrar al partido (…) además montaron una campaña para ganar puestos en el futuro y no para lograr la victoria de la reforma constitucional”, dijo Tascón, exponente de la izquierda del chavismo.

Chávez había afirmado que 5 millones de venezolanos se habían presentado como voluntarios a integrar el PSUV y durante la campaña indicó que contaba con 1,5 millones de militantes, y ahora hay que entender por qué su proyecto de reforma sacó sólo 4,16 millones de votos.

“El chavismo debe plantearse una severa crítica. La derrota estuvo adentro. Debemos recuperar la humildad perdida. Existe la necesidad de recomponer la revolución”, dijo Tascón en una sesión del Parlamento el miércoles.

Por su parte, el viceministro de Relaciones Exteriores, Vladimir Villegas, renunció y su dimisión fue ratificada este jueves por la Cancillería venezolana.

El diplomático, que ahora retomará sus actividades periodísticas, señaló tras la derrota chavista en el referéndum que “Chávez tiene que entender que la reflexión es de todos. Él tiene que escuchar las reflexiones de nosotros. El presidente necesita estar acompañado de gente que le diga las cosas”.

Mientras, el alemán Heinz Dieterich, teórico del Socialismo del Siglo XXI con influencia en el movimiento bolivariano, sostuvo que es “imprescindible” que Chávez cambie “al sistema vertical de conducción del proceso bolivariano” y “se construyan instancias que se atrevan a debatirle sus propuestas”.

El Parlamento “es una caja de de resonancia de la voluntad presidencial donde los diputados, controlados por tres capataces, dicen sí a todo lo que él plantea, aunque sea inviable”, dijo en un artículo en el sitio de debates chavista aporrea.com.

“Chávez es necesario para la continuación del proceso, pero sólo tendrá futuro si se abre a instancias colectivas de conducción”, añadió, calificando de “estratégica” la derrota del domingo.

Por su parte, el sociólogo Javier Biardeau, un chavista crítico, denunció este jueves que “el aparato del Estado está siendo conquistado gradualmente por una fracción política interna del PSUV que además controla el propio partido-aparato a sus anchas”, que identificó con el ex vicepresidente Diosdado Cabello, actual gobernador del importante estado Miranda (centro).

You must be logged in to post a comment Login