Policía cubana detiene a opositores tras irrumpir en casa parroquial

Policías cubanos irrumpieron en la casa parroquial de una iglesia de Santiago de Cuba y detuvieron un grupo de opositores, denunció este miércoles la Iglesia católica y una comisión de derechos humanos, según la cual 7 de unos 15 detenidos aún están bajo arresto.

El hecho ocurrió la tarde del martes, luego de que unos 25 disidentes vestidos de negro marcharon por calles de la oriental Santiago de Cuba (a 900 km de La Habana) y se dirigieron al templo Santa Teresita, en cuyo salón parroquial fue detenido un grupo, según diversas fuentes.

“Entraron echando gases a la gente en la cara con esos spray y dando golpes y gritería”, dijo a la AFP por teléfono el sacerdote José Conrado Rodríguez, quien precisó que llegaron al menos 15 carros de la seguridad y la policía.

El sacerdote relató que en las afueras del edificio religioso había una “multitud” entre curiosos y seguidores del gobierno que realizaron un “acto de repudio” contra los opositores.

“Yo pedí explicación (a las autoridades), les dije: yo lo que quiero es que usted me explique qué es lo que está pasando aquí, porque no entiendo nada, cómo es posible este acto de violencia. Pero no me dieron ninguna explicación”, dijo.

El secretario adjunto de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, José Félix Pérez, calificó el suceso de “inusitado” y dijo esperar que “sea un hecho muy aislado”. “Que la policía irrumpa en un templo es algo muy lamentable”, declaró a la AFP.

El arzobispo de Santiago de Cuba, Dionisio García, lamentó la irrupción policial en propiedad de la parroquia de su diócesis, pero descartó que sea una “profanación” como había señalado la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) y el párroco.

“Esto es algo que no estamos acostumbrados. Yo no tenía noción de eso que policía uniformada entrara (antes a propiedad de la Iglesia). Es un hecho que hay lamentar, que no debe suceder y se está conversando precisamente para evitar estas cosas”, manifestó el prelado.

García se puso en contacto con los encargados de Asuntos Religiosos del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC) y las autoridades provinciales, con quienes se reunirá el jueves. “El diálogo no puede cerrarse”, indicó.

Las complejas relaciones entre el Gobierno del ahora convaleciente presidente Fidel Castro y la jerarquía católica han sido ondulantes en casi medio siglo, con épocas de fuertes desencuentros, en los años 60, y otras de cohabitación como la actual.

La CCDHRN, presidida por Elizardo Sánchez, condenó el “gravísimo acto de represión política prácticamente sin precedentes”, pues -dijo- “los represores encabezados por un teniente coronel y otros oficiales de la Seguridad del Estado profanaron la iglesia”.

La comisión “espera que el Gobierno abra una investigación seria en cuanto a este hecho y deje de alentar o permitir acciones premeditadas e innecesarias de brutalidad policial contra ciudadanos que tratan de ejercer su derecho a manifestarse”, subrayó.

El grupo denunció el lunes el arresto, entre el 21 de noviembre y el domingo pasado, de 29 opositores, la mayoría ya liberados, y lo atribuyó a una acción “preventiva” de planes de la disidencia por el 10 de diciembre, día de los Derechos Humanos.

El gobierno acusa a los opositores de “mercenarios al servicio de Estados Unidos”, y a Washington de buscar acelerar una “recolonización” de Cuba con un plan de 2004 en el que destina 45 millones de dólares anuales a las actividades de la disidencia interna.

You must be logged in to post a comment Login