Tras su fracaso en el referendo, Chávez quiere una revancha

CARACAS (AFP) – El presidente Hugo Chávez quiere la revancha, después del fracaso de su tentativa de instaurar el socialismo y la reelección indefinida en Venezuela, en un referendo el domingo pasado.

Sus llamados a la concordia al reconocer los resultados le valieron mensajes de apoyo, sobre todo en el exterior. Pero no duraron demasiado y fueron reemplazados por llamados a volver a la ofensiva con otra iniciativa constitucional.

Al día siguiente de un desafiante discurso en el que minimizó la “victoria de mierda” de sus oponentes, el país se preguntaba el jueves acerca de las intenciones del jefe de Estado de 53 años, confirmado desde 1999 a través de elecciones a la cabeza de este rico país petrolero.

“Primero creímos que había hecho un repliegue estratégico, pero ahora da la impresión de que quiere imponer (la reforma) por la fuerza”, estimó el politólogo Ignacio Avalos en una entrevista con la AFP.

Este profesor de la Universidad Central de Venezuela, quien supervisó el escrutinio del referendo para una ONG llamada ‘Ojo electoral’, estimó que Chávez “aparentemente no sacó las lecciones” del referéndum.

Cuando los resultados muestran un cierto alejamiento de sus propios partidarios en los barrios pobres, Chávez afirma que su “revolución está aquí para quedarse”.

Esta declaración hizo resurgir la polémica desatada por su actitud en la noche del referéndum. El tribunal electoral retrasó la divulgación de los resultados. Después del anuncio del triunfo del ‘No’ por estrechísimo márgen dijo al ratificar las cifras: “Tengo varias horas debatiéndome en un dilema. Ya salí del dilema y estoy tranquilo, espero que los venezolanos también”.

Una parte de la prensa y de la oposición lo acusa de haber querido negar la derrota, antes de ser obligado por los generales a volver sobre sus pasos.

Los desmentidos del ministro de Defensa, Gustavo Rangel, quien afirma que “nadie presionó al presidente, porque es impresionable”, no convencieron.

En su editorial, el diario El Universal, que hizo campaña contra la reforma que pretendía ampliar los poderes presidenciales, estima que Chávez “sigue pa’lante, incapaz de asimilar lo que el país le quiso decir”.

Varios testigos contaron a la prensa que, convencido de su victoria, el presidente estaba descontrolado y furioso tras su derrota, y acusaba a su entorno de haberlo “engañado” y “mentido” sobre la situación.

“En lugar de conectarse de nuevo con el país, él insiste. No hace caso de los que le llaman la atención sobre la escasez de alimentos o de la inseguridad. Como si fuese un problema menor para su revolución”, destaca Avalos.

Chávez afirma que su propuesta de reforma será presentada nuevamente, pero por el pueblo, a un nuevo referendo, al llamar al país a “apoderarse de su iniciativa y modificarla para facilitar su comprensión”.

La Constitución establece que “la iniciativa de reforma constitucional que no sea aprobada, no podrá presentarse de nuevo en un mismo período constitucional a la Asamblea Nacional”.

La iniciativa de reforma constitucional la pueden tomar el presidente, la Asamblea Nacional y el 15% del electorado (es decir 2,4 millones de personas).

“Su problema es que no se toma tiempo para cavilar. Es una máquina de trabajo, duerme poco, se alimenta mal, fuma y toma mucho café”, asegura a la AFP una fuente cercana a un ex ministro.

You must be logged in to post a comment Login