Grupo disidente acusa a gobierno cubano de amedrentar a la oposición

La Habana.- La irrupción de policías en una iglesia de la ciudad de Santiago de Cuba donde arrestó a disidentes fue "una acción premeditada" para intimidar a la oposición, afirmó el jueves la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

El activista Elizardo Sánchez indicó este jueves que la acción registrada el pasado martes es "una campaña represiva preventiva para desalentar acciones de la oposición" en vísperas de celebrarse -el próximo lunes- el día de los derechos humanos.

En rueda de prensa, Sánchez argumentó que entre esas acciones figura la organización para ese día, de una marcha para recordar el aniversario de la Declaración de Derechos Humanos frente a la sede de la Fondo de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en esta capital.

Dijo que el médico disidente cubano Darsi Ferrer, director del opositor Centro de Salud y de Derechos Humanos "Juan Bruno Zayas", denunció el miércoles haber recibido amenazas para que desistiera de organizar la demostración antigubernamental.

Ante más de una docena de corresponsales extranjeros, el líder del grupo, que funciona bajo tolerancia del gobierno, aseguró que este organismo también recibió dos mensajes con "amenazas" por montar en su sede una exposición sobre los "prisioneros de conciencia".

Sobre el incidente en Santiago de Cuba, a unos 900 kilómetros de esta capital, informó que ya fueron excarcelados todos los detenidos en la iglesia Santa Teresita, en lo que insistió en calificar como "un acto brutal contra pacíficos disidentes".

Sánchez mantuvo su tesis de que hubo "profanación" en la operación de las autoridades contra los disidentes, que llegaron allí tras una caminata desde la Catedral, aunque el arzobispo de Santiago de Cuba, Dionisio García, desmintió que el templo hubiera sido profanado.

"El templo no fue profanado ni hubo sacrilegio", dijo el prelado vía telefónica al lamentar los "desafortunados hechos" y expresó su esperanza de que no se repitan.

El secretario adjunto de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC), Félix Pérez, lamentó el miércoles el incidente en tanto se conoció que autoridades de la Iglesia católica de Cuba y del gobierno dialogaban este jueves para aclarar los hechos.

Según la versión de Sánchez, un grupo de 25 disidentes intentaba pedir al párroco José Conrado que abogara por el opositor Gerardo Sánchez Ortega, detenido durante la celebración del día de Santa

Bárbara Changó en el panteón de las deidades africanas.

El gobierno cubano rechaza la existencia de una oposición en la isla y denuncia a los disidentes como "mercenarios" a sueldo del gobierno de Estados Unidos, con el que conspiran para desestabilizar al país.

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login