Arranca en Perú juicio a Fujimori por violaciones a los derechos humanos

LIMA (AFP) – El ex presidente peruano Alberto Fujimori se sentará este lunes por vez primera en el banquillo de los acusados en el inicio del histórico juicio público por violaciones a los derechos humanos y corrupción, donde corre el riesgo de ser condenado a 30 años de prisión.

El primer juicio contra Fujimori, de 69 años y que gobernó con mano dura de 1990 a 2000 contra la guerrilla de Sendero Luminoso (maoísta) y del MRTA (guevarista), será por dos matanzas donde murieron 25 personas y por la detención irregular de un periodista y un empresarios contrarios a su régimen.

Son estos casos de derechos humanos los que empiezan a juzgarse este lunes, de los cuales el más emblemático de los excesos de la guerra sucia durante su régimen es el de las matanzas de Barrios Altos en 1991, con 15 muertos, y la Universidad de La Cantuta en 1992, con 10 muertos.

El proceso permitirá además apreciar a Fujimori por primera vez desde que llegó extraditado de Chile el último 22 de septiembre. El ex mandatario está desde entonces recluido en la Escuela de las fuerzas especiales de la policía, al este de Lima, lugar del juicio.

A pesar de que se trata del primer juicio contra un ex presidente desde 1930, no hay una expectativa notoria entre los peruanos y la prensa, en comparación a casos similares de gobernantes procesados por derechos humanos registrados en Chile y Argentina.

Las matanzas por las que Fujimori es procesado fueron cometidas por un escuadrón de aniquilamiento del ejército denominado Grupo Colina, que tomó el nombre de un capitán del ejército (José Colina) infiltrado en Sendero Luminoso y muerto accidentalmente en 1984 por "fuego amigo".

La defensa de Fujimori, que encabeza el abogado César Nakazaki, señaló que demostrará que las imputaciones contra el ex mandatario del jefe militar del Grupo Colina, mayor Santiago Martín Rivas, no sirven para condenarlo porque éste ha ido variando su testimonio mientras presuntamente buscaba beneficios.

Nakazaki confía en la independencia de los jueces respecto al poder político así como en la actitud del gobierno de imparcialidad.

El juicio se iniciará con la intervención del fiscal supremo José Antonio Peláez preguntando a Fujimori si se acoge a la "confesión sincera", mecanismo de cooperación con la justicia que aligeraría un proceso que normalmente se estima duraría entre nueve y 24 meses.

La Sala Penal Especial que juzgará a Fujimori será presidida por el juez César San Martín, de 51 años, asistido por los magistrados Hugo Príncipe y Víctor Prado. De este trío de jueces dependerá el futuro del ex gobernante.

Se ignora si Fujimori hará uso de su derecho a guardar silencio durante el proceso, delegando en su abogado Nakazaki sus intervenciones. Una situación semejante se vivió en los juicios a su ex brazo derecho Vladimiro Montesinos, y al líder de la guerrilla Sendero Luminoso, Abimael Guzmán.

"Está en su derecho, también, de no hablar, pero no creo que así sea pues la mejor manera de asumir su defensa es hablando", dijo el magistrado Príncipe citado por el diario limeño Correo.

El tribunal sesionará a un ritmo de tres veces por semana y ha garantizado un proceso justo y transparente con acceso a la prensa. La Fiscalía pidió 30 años de cárcel e indemnizaciones que sobrepasan los 33 millones de dólares.

Además del proceso por derechos humanos Fujimori deberá responder ante la justicia por cinco casos de corrupción.

You must be logged in to post a comment Login