La Constituyente de Bolivia vota a marchas forzadas la nueva Carta Magna

ORURO, Bolivia (AFP) – Una sesión maratoniana de la Asamblea Constituyente está a punto de dar a luz una nueva Carta Magna con la que el presidente izquierdista Evo Morales pretende refundar Bolivia, mientras centenares de campesinos, indígenas y mineros mantienen este domingo cercada la sede del foro instalada en la ciudad andina de Oruro.

La Constituyente había aprobado a marchas forzadas hasta la madrugada de este domingo las dos terceras partes de la nueva Carta de corte indigenista y estatista, resistida por la oposición y cinco de las nueve regiones del país.

El cónclave de mayoría oficialista registró importantes avances durante las últimas doce horas en la aprobación de la nueva Constitución en sus etapas de detalle y revisión, bajo una mecánica ya pactada anteriormente y que deja muy pocas alternativas a la minoría opositora de modificar el proyecto impulsado por el mandatario.

Los sectores movilizados, afines al gobernante indígena, parecen decididos a permanecer en vigilia “hasta que se apruebe el último artículo” del nuevo texto constitucional, a cinco días de que se cumpla el plazo legal de entrega. “No sale ni entra nadie hasta que no se apruebe la nueva Constitución”, es la consigna de los sectores sociales que están organizados en grupos en medio de fogatas que encendieron para combatir el gélido amanecer andino, que se acercó esta madrugada a los 0 grados.

En doce horas ininterrumpidas de sesión y con muchos asambleístas dormitando, el procedimiento se acortó al darse lectura del nuevo texto constitucional en 5 bloques en que está dividido para luego aprobarlo en detalle y en revisión por los dos tercios de los presentes en sala.

El foro deliberativo fue instalado el sábado por la noche en la ciudad minera de Oruro, 230 km al sur de La Paz, con la presencia de 160 de los 255 constituyentes e inmediatamente procedió a la aprobación de la Carta Magna en sesión ininterrumpida.

Hasta el momento habían sido considerados 307 artículos de los 408 de que consta la nueva norma, sin la presencia de la agrupación política Podemos, la principal fuerza de oposición, que decidió no acudir a las deliberaciones porque -argumentaron- carecen de debates abiertos y consenso.

Entre sus principales artículos aprobados destacan el que Bolivia se constituye en un “Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, libre, autonómico y descentralizado, independiente, soberano, democrático e intercultural”.

Asimismo, ratificó la existencia de un Congreso bicameral, que ahora se denominará “Asamblea Legislativa Plurinacional” que estará formada por 121 diputados y por 36 representantes nacionales (senadores), cuatro por cada uno de los nueve departamentos. El actual Congreso bicameral está también compuesto por 157 miembros.

Los delegados aprobaron la reelección del presidente y vicepresidente por una sola vez, al contrario de la pretensión del oficialismo de impulsar la reelección indefinida.

Además del rechazo de los partidos opositores, cinco de las nueve regiones de Bolivia han anunciado que no acatarán la nueva norma y, en todo caso, impulsarán una “desobediencia civil”, pues la nueva Constitución carece de consenso nacional y es una imposición del gobierno del presidente Evo Morales.

Cerca a 400 personas ayunan en Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando contra la Carta Magna, que está en las últimas instancias de aprobación.

You must be logged in to post a comment Login