Arabia Saudita y Sudán: dos pasos a la Edad Media

Arabia Saudita y Sudan han demostrado en días recientes que viven aún en la Edad Media con dos agresiones a mujeres, según los mandatos implacables de los radicales del Islam.

Muchas mujeres musulmanas sufren de varias formas de discriminación en los países árabes como un ser considerado inferior y solo útil para relaciones sexuales o tareas del hogar.

Un artículo del Christian Science Monitor de diciembre 2004 describe que algunas mujeres latinas se han convertido al Islam y una de ellas Jazmín Pinet explica que ha encontrado "gran respeto" de los varones musulmanes.

El diario dice que unas 40,000 conversas latinas viven en Estados Unidos y que han adoptado dicha religión por falta de la información correcta o presionadas por sus maridos musulmanes.

En Arabia Saudita una mujer casada fue ultrajada por siete hombres y fue condenada a recibir 200 latigazos y seis meses de cárcel, mientras que los agresores recibieron penas leves.

Debido a numerosas protestas internacionales, el caso está "en estudio" por las autoridades sauditas.

En Sudán, la maestra inglesa Gillian Gibbons fue declarada culpable y condenada a 15 días de cárcel y deportación del país porque un estudiante le puso a un oso de juguete el nombre de Mahoma.

Eso bastó para que miles de amotinados salieran a las calles de la capital pidiendo la ejecución de la maestra por haber ofendido al Profeta.

Dos miembros del parlamento británico, Sayeeda Warsi y Nazir Ahmed – ambos musulmanes -viajaron a Khartoum para convencer al Gobierno de Sudán que perdonara a dicha maestra, lo que al fin consiguieron después de horas de negociación y ella pudo volver a Inglaterra.

La mujer no vale mucho según las enseñanzas islámicas y ellas deben obedecer en todo momento al marido, según la Sura 4,34 del Corán. Ambos sexos son considerados iguales empero los radicales han cambiado el sentido y hacen inferiores a las mujeres.

El Corán permite que el marido golpee a su esposa. Muchas musulmanas están obligadas a vestir de pies a cabeza y solo los ojos descubiertos con "la burqa" y tampoco pueden salir a la calle si no van con un familiar.

Los musulmanes pueden ser polígamos sin ningún problema. En Arabia Saudita las mujeres no pueden manejar un vehiculo y la Policía contra el Vicio patrulla las calles en busca de cualquier violador/a a la intolerante ley sharia o musulmana.

El Instituto de Ciencias Médicas de Pakistán determino que más del 90 por ciento de las esposas han sido golpeadas por sus maridos por cualquier razón baladí. El divorcio para un marido es bien fácil, solo le dice a ella "Me divorcio de ti" y éste ya está consumado.

Si una mujer es ultrajada necesita cuatro testigos que presenciaron el delito para que la justicia le haga caso a su queja.

Mientras exista esa intolerancia contra muchas musulmanas, en la que en realidad pierden todos sus derechos humanos, pasarán muchas décadas, tal vez siglos para que cambie esa actitud discriminatoria.

You must be logged in to post a comment Login