Atletas desertan de Cuba

En el periodo 1980-2007 Cuba ha perdido 200 y pico de atletas, la mayoría peloteros y boxeadores, en busca de libertad y fortuna en el extranjero.

Los últimos son Alexei Ramírez, jardinero del equipo Pinar de Río, que escapó el 6 de septiembre a la República Dominicana donde ya juega con los Leones del Escogido, de la liga invernal de dicho país.

Asimismo, Julianna Rodríguez, jugadora de baloncesto, se quedó en Chile en el reciente torneo preolímpico.

En diciembre último desertaron en Venezuela y viaje a Colombia, el trío de púgiles Yuriesky Gamboa, Yan Barthelemy y Odlanier Solís, que ya han combatido con éxito en Alemania y Florida.

Por el temor a más deserciones Cuba prohibió la asistencia de sus boxeadores a las recientes eliminaciones 21 de octubre 3 de noviembre en Chicago a los próximos juegos de Beijing.

En todos los deportes han desertado los atletas: gimnástica, atletismo, esgrima, voleibol, balompié, balonmano, etc. Algunos arriesgan la vida en débiles balsas y pierden a sus familias tal vez para siempre.

El primero que escapó en 1980 a Estados Unidos fue Roberto Urrutia, campeón mundial de pesas y el segundo fue René Arocha, lanzador del equipo Industriales y de la Selección de Béisbol, que desertó en Miami el 4 de julio de 1991 y que jugo cuatro temporadas para el St. Louis y San Francisco.

Fidel Castro canceló la exitosa pelota profesional en 1961 e impidió la salida al exterior de los peloteros, país que antes de esa fecha era el primero en el béisbol aficionado y segundo en el profesionalismo. Esta ausencia forzosa ha puesto a Cuba en el sexto lugar, tras Estados Unidos, República Dominicana, Venezuela, Japón y Puerto Rico.

Cuba, antes de 1961, era cantera inagotable de peloteros para el béisbol norteamericano. Desde la primera década del pasado siglo equipos de las Grandes Ligas visitaban anualmente a la isla y se median con selecciones locales y ganaban o perdían, tal era la habilidad de sus jugadores.

Cuba mantuvo su campeonato profesional invernal desde 1878 y el torneo aficionado desde 1914 y tuvo que abandonar las Series del Caribe y esa decisión de Castro perdió cientos de millones de dólares en salarios e inversiones de sus peloteros que han ido a otros países.

En la temporada 2007 hubo ocho peloteros desertores en las Grandes Ligas y una veintena más en las Ligas Menores.

Los grandes ligas son los hermanos Liván y Orlando Hernández (Arizona y Mets de Nueva York); Danny Báez (Baltimore); Yuniesky Betancourt (Seattle); José Contreras (Medias Blancas de Chicago); Brayan Peña y Yunel Escobar (Atlanta) y Kendry Morales (Angeles de Los Angeles).

En el boxeo, los púgiles más notables que desertaron son Joel Casamayor y Juan Carlos Gómez, ambos ganadores de coronas mundiales.

Otros más son los hermanos Eliecer y Eliseo Castillo, los hermanos Iván y Ramón Ledón, Mario Iribarren, Ramón Garbey, Diosbelis Huertado, Yanqui Díaz, etc.

El gobierno cubano no ha aflojado aun ni un milímetro su sistema de impedir la salida a nadie al extranjero y menos a los atletas. No quedará más remedio que seguir desertando, cueste lo que cueste.

You must be logged in to post a comment Login