Bolivia nuevamente amenazada por la división a causa de la Constitución

LA PAZ (AFP) – La nueva Carta Magna aprobada el domingo por la mayoría oficialista de la Constituyente provocó este lunes preocupantes signos de división en Bolivia donde cinco de los nueve departamentos del país -que rechazan el texto- comenzaban a debatir mecanismos para declarar una autonomía departamental de facto.

Los gobernadores de Santa Cruz, Tarija, Beni, Pando y Cochabamba desconocieron la nueva carta con el anuncio de que pondrán en vigor un mecanismo que les permitirá adoptar unilateralmente la autonomía de sus departamentos.

La autonomía fue reconocida en la Constitución pero en coexistencia con autonomías municipales e indígenas, lo que le resta en la práctica cualquier utilidad.

“El 15 de diciembre vamos a presentar al pueblo los estatutos autonómicos aprobados por las diferentes asambleas departamentales” y “vamos a implementar una autonomía de derecho”, anunció el prefecto de Pando, Leopoldo Fernández.

El prefecto de la próspera Santa Cruz, Rubén Costas, rechaza la nueva Carta porque considera que “es una Constitución del MAS (Movimiento Al Socialismo, del presidente Evo Morales) que nos está llevando definitivamente al abismo y a la fractura del país”.

Santa Cruz es el epicentro de la oposición a Morales y donde unas 400 personas mantienen una huelga de hambre desde hace una semana contra Morales.

De la misma manera el prefecto de Tarija, Mario Cossío, la desconoció “porque vulnera todo el marco legal”.

Mientras tanto o de todos los bolivianos y nuevamente es excluyente la Constitución. Me parece que ha sido irresponsable”.

José Luis Paredes, prefecto de La Paz, señaló sobre la Constitución que “por la forma de aprobación es un atropello a la democracia, la inteligencia y los intereses del país. Fue un exceso del Gobierno que ojalá no genere serios conflictos”.

La carta fue avalada en detalle por la mayoría oficialista de la Constituyente en una maratónica sesión de 15 horas entre sábado y domingo que contó con asistencia de nueve partidos pequeños, entre estos algunos de oposición, aunque estuvo ausente la principal fuerza opositora, Podemos, del ex presidente derechista Jorge Quiroga.

El líder civil de Chuquisaca, Jaime Barrón, opositor a Morales, también mostró su intención de querer unir a su departamento a la causa autonomista.

En medio de pedidos de “¡autonomía!, ¡autonomía!” cientos de personas afines al comité civil de Chuquisaca llamaron a defender la autonomía departamental.

“Ahora más que nunca necesitamos la autonomía para utilizar y administrar nuestros recursos”, aseguró Barrón.

Otros dirigentes radicales de menor jerarquía llamaron en Tarija a la independencia y en Santa Cruz a los reservistas a mantenerse en apronte.

Mientras tanto el analista Irving Alcaraz señaló al diario El Deber de Santa Cruz, que la nueva Constitución “como un pacto, ha fracasado porque el país está dividido. Uno aparece con una Constitución y el otro va a aparecer con un estatuto autonómico”.

Desde Buenos Aires, donde asiste a la investidura de la presidenta argentina Cristina Kirchner, Morales dijo a la prensa de que a pesar de la resistencia civil contra su gobierno “no estoy asustado, sé donde me he metido”.

El mandatario consideró que someter la reforma a consulta popular “es la profundización de la democracia” y dijo no tener “ningún temor” sobre su resultado.

La Constitución fue aprobada por el oficialismo con algunas fuerzas menores opositoras, y ahora tendrá que pasar un trámite de conciliación de algunos puntos y finalmente un referendo en 2008 para ser considerada válida.

You must be logged in to post a comment Login