La jamaica

Por Teresa Gurza
Notimex

¿Quién nos iba a decir que beber jamaica se iba poner tan de moda en el mundo? Los mexicanos la hemos tomado desde siempre porque es rica; y le atribuíamos algunas propiedades medicinales y diuréticas, que recientes investigaciones han confirmado.

Se sabe ya con seguridad, que es muy buena para bajar la presión arterial, la fiebre y el colesterol; disolver cálculos del riñón; curar estreñimiento y disentería; desinflamar las encías; y aumentar las defensas del organismo.

La jamaica es un arbusto originario de África su nombre científico es Hibiscus sabdarifa; mide aproximadamente tres metros de altura; y fue introducida a México en la época colonial.

Desde entonces se ha cultivado en huertos jardines de regiones cálidas y semicálidas de nuestro país, siendo los estados de Guerrero, Oaxaca, Colima y Campeche, los principales productores.

Es un orgullo decir que fueron médicos mexicanos los que interesados en las propiedades curativas que en diferentes lugares de nuestra República le atribuían, empezaron a analizarla y confirmaron las creencias populares al respecto.

Ellos son la química farmacobióloga Yolanda Aquino y el doctor Alfonso León Cruz, adscritos ambos al Hospital General de Zona No. 1 en Oaxaca, quiénes con el apoyo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del Conacyt, iniciaron recientemente serias investigaciones y trataron durante todo un año, a pacientes de entre 30 y 60 años de edad, con niveles muy altos de colesterol y triglicéridos.

Para ello los dividieron en dos grupos; a unos les administraron medicamentos de laboratorio de eficacia ya demostrada; a otros la flor de jamaica.

Los resultados fueron contundentes y demostraron sin ninguna duda, que la jamaica tiene virtudes curativas; y proporciona mayor nivel de bienestar y salud de los pacientes que la tomaban.

Análisis efectuados a los pacientes, mostraron cambios importantes en los niveles de los lípidos, (sustancias grasas), y reducción del colesterol y los triglicéridos en un 35 y 19 por ciento.

El trabajo de estos dos profesionales ha permitido que en lugar de tratamientos costosos y de graves efectos secundarios, hoy se recete beber agua de jamaica.

Otra información agrega que Abigail Aguilar Contreras, jefa del Herbario del Centro Médico Nacional "Siglo XXI" del IMSS, declaró que la utilización de la jamaica en el tratamiento de las hiperlipidemias, y en la prevención de enfermedades cardiovasculares, es una alternativa viable para la salud de amplios grupos de población.

Como medida preventiva o para curar, la flor de jamaica es igualmente efectiva trastornos metabólicos caracterizados por la existencia de niveles elevados de lípidos en la sangre.

La parte que se emplea para hacer el agua, son las flores que envuelven al fruto maduro y que deben secarse al aire libre.

Para aprovechar todas las cualidades curativas de esta grandiosa planta, se necesitan únicamente diez gramos de flores secas por cada medio litro de agua; debe ponerse las flores en el agua y hervirse durante 15 minutos hasta tener una infusión aromática y de color rojo intenso; colarse y añadir al medio litro, dos litros de agua; y azúcar al gusto; y puede tomarse fría o templada en las cantidades que se quiera.

Si se toma todos los días y su consumo se hace hábito, se evitará el engrosamiento de las arterias; se podrá prevenir o disminuir el exceso de colesterol en la sangre y disminuir la incidencia de enfermedad coronaria, en casi un 20 por ciento.

Y aún hay más, porque los pacientes que participaron el estudio y bebieron todos los días agua de jamaica, bajaron en un mes entre uno y cuatro kilos de peso sin dietas ni ejercicios. (Notimex) (La autora es periodista mexicana radicada en Chile)

You must be logged in to post a comment Login