La peronista socialdemócrata Cristina Kirchner asume el poder

BUENOS AIRES (AFP) – Cristina Fernández de Kirchner recibe este lunes el bastón de mando presidencial en Argentina de manos de su marido, Néstor Kirchner, en el segundo ciclo de un gobierno peronista socialdemócrata, que busca mantener el pie en el acelerador de la economía.

"Este hombre patagónico (región sur) deja de ser presidente. Pero para mí, y sé que para todos los argentinos, va a seguir también siendo presidente", declaró Cristina Fernández, al admitir explícitamente que el matrimonio seguirá cogobernando, como hace desde 2003.

Cristina Fernández de Kirchner, una abogada de 54 años que viró desde el peronismo combativo en los años 70 a un pragmatismo socialdemócrata, se convierte así en la primera mujer presidenta argentina elegida en las urnas. El 28 de septiembre, la por entonces primera dama y senadora del Partido Justicialista (PJ, peronista) ganó con un 45% de los votos, casi el doble que su adversaria, la liberal cristiana Elisa Carrió.

Cristina Fernández de Kirchner debe cumplir con el juramento de ley ante la Asamblea Legislativa en el Congreso y luego recibir los atributos del mando, entre ellos el bastón, entregado por su esposo, en un hecho político del cual se tiene escasos o nulos antecedentes en la historia contemporánea.

El presidente cederá el gobierno con una imagen favorable que las encuestadoras privadas ubican entre el 55% y el 76%, incluso por encima del que tiene su mujer. "Cristina y yo formamos una pareja que trabaja de lo mismo, que habla de las mismas cosas y que usa una lógica parecida", se sinceró también Néstor Kirchner ante la prensa.

Las ceremonias se iniciaron en la noche del domingo, con una cena de gala ante 160 delegaciones extranjeras, celebrada en el Palacio San Martín, restaurada sede protocolar en el barrio de Retiro. Los Kirchner coincidieron en ese acto en reclamar la liberación de la rehén colombiano-francesa Ingrid Bentacourt, en manos de la guerrilla marxista de la FARC, en medio de fuertes presiones políticas para una negociación exitosa, entre ellas la ejercida por el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy.

Momentos antes, los Kirchner habían sido anfitriones de la firma del acta fundacional del Banco del Sur, junto con seis mandatarios latinoamericanos, con el fin de contribuir a la independencia económica y financiera de la región, como alternativa al FMI y al Banco Mundial (BM).

Los actos incluyen uno en la Casa Rosada (gobierno) para la asunción de los ministros del Gabinete, tras ser confirmados casi todos los de Néstor Kirchner, salvo el de Economía, que será el joven keynesiano Martín Lousteau, en lugar del industrialista Miguel Peirano.

Cristina Fernández de Kirchner asume con una economía en franca expansión, con un 45% acumulado en los últimos cinco años, pero con una inflación real del 20% anual, pese a que el indicador oficial, al que opositores consideran manipulado, marca un 7,7% hasta noviembre.

Las líneas maestras del gobierno de los Kirchner se mantendrán con la presidencia de la hasta ahora primera dama, que admira a la pre-candidata demócrata estadounidense Hillary Clinton y es amiga de la mandataria chilena, Michelle Bachelet.

Entre las primeras acciones de gobierno, el martes, Cristina Kirchner se reunirá con el director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, en otro esfuerzo por lograr respaldo del organismo para que Argentina arregle su deuda pendiente de unos 6.500 millones de dólares con los países del Club de París.

En el plano internacional, la senadora ha prometido consolidar la alianza con Brasil y seguir pr

You must be logged in to post a comment Login