Alerta roja en Dominicana por inminente paso de la tormenta Olga

CARACAS (AFP) – República Dominicana permanece este martes bajo alerta máxima por el inminente paso de la tormenta sub-tropical Olga, a un mes y 13 días del azote de la tormenta tropical Noel, que causó más de cien muertes y desapariciones de personas.

"Según las proyecciones, se desplazará más directamente sobre la zona sur del país, pero el campo nuboso, que es extraordinario, afectará a todo el territorio nacional", indicó en la mañana por radio Luis Luna Paulino, presidente de la Comisión Nacional de Emergencias.

Más que los vientos del fenómeno, el mayor peligro para el país reside en la cantidad de lluvias que pueda caer, por las consecuentes inundaciones y deslizamientos de tierra, indicó el funcionario.

Por eso hay alerta roja para 24 provincias y amarilla (la segunda en importancia) para las ocho restantes. Incluida entre las localidades en alerta roja, Santo Domingo seguía al mediodía su rutina cotidiana, aunque bajo lluvias aisladas.

Ya la Oficina Nacional de Meteorología reportó aguaceros moderados a fuertes y ráfagas de vientos sobre puntos aislados de la región este dominicana.

Un observatorio detectó vientos sostenidos de 45 kph y las lluvias pueden alcanzar los 164 milímetros cúbicos, similar a Noel.

Sobre Puerto Rico, Olga desarrolaba vientos máximos sostenidos de "65 km/h, con ráfagas de vientos superiores, y se mueve hacia el oeste a unos 24 km/h. La presión mínima central es de 1006 milibares", indicó el organismo predictor.

El meteoro se convirtió en tormenta a las 03H00 GMT, cuando se desplazaba sobre las Islas Vírgenes. Según su desplazamiento, entrará en la tarde del martes por el extremo este dominicano y saldrá hacia Haití por el suroeste.

Las autoridades de emergencia y rescate dieron inicio a un plan de evacuación de comunidades vulnerables y la Secretaría de Educación suspendió la docencia a partir del mediodía, por tiempo indefinido.

El 28 de octubre, Noel azotó a República Dominicana y provocó cinco días continuos de intensos aguaceros, que causaron la muerte a 85 personas y la desaparición de medio centenar, según cifras oficiales.

El fenómeno se convirtió en tormenta prácticamente sobre el territorio dominicano y tomó por sorpresa a la población, con las consecuentes críticas por el bajo nivel de alerta de parte de las autoridades.

En esta ocasión, la Comisión Nacional de Emergencias elevó la alarma desde que se informó sobre la existencia de un "disturbio tropical" en las Antillas y se reunió el domingo de noche con el presidente Leonel Fernández, para prevenir eventuales contingencias.

You must be logged in to post a comment Login