Preocupante aumento de carrera armamentista y desarrollo nuclear

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI expresó este martes su preocupación por el aumento de países involucrados en la carrera armamentista y el aumento en la inversión de fuertes sumas de dinero en el desarrollo nuclear.

En su mensaje por la próxima Jornada Mundial de la Paz, el pontífice dijo que "se debe hacer notar, con pesar, un aumento del número de Estados implicados en la carrera de armas, incluso naciones en vías de desarrollo destinan parte de su escaso PIB para comprar armas".

El responsable de la sección Justicia y Paz del Vaticano, Renato Raffaele Martino, deploró a su vez este martes el gasto de más de 1.2 billones de dólares en armas durante 2006 en el mundo, la cifra más alta en toda la historia.

"Un aumento medio de 37 por ciento en el decenio 1997-2006, el gasto más alto jamás registrado, incluso con respecto al periodo de la llamada Guerra Fría", indicó el cardenal durante la presentación del mensaje del Papa para la Jornada Mundial de la Paz.

En su mensaje, cuyo contenido fue dado a conocer este día por la sala de prensa del Vaticano, Benedicto XVI lamentó que el proceso de desarme nuclear no ofrezca resultados y pidió relanzarlo.

"En esta fase en la que el proceso de no proliferación está estancado siento el deber de exhortar a las autoridades a que reanuden las negociaciones con una determinación más firme" para el desmantelamiento de las armas nucleares existentes, estableció.

El obispo de Roma refirió que se viven "tiempos difíciles" que obligan a una movilización de "todas las personas de buena voluntad" para llegar a acuerdos concretos para una eficaz desmilitarización, sobre todo en el campo de las armas de destrucción masiva.

Sobre los conflictos bélicos en general, Benedicto XVI lamentó que el mundo moderno sufra de "grandes divisiones y fuertes conflictos que arrojan densas nubes sobre el futuro", mientras "vastas regiones del planeta están envueltas en tensiones crecientes".

Medio Oriente, sostuvo, sigue siendo aún escenario de conflictos y atentados que influyen también en naciones y regiones limítrofes, con el riesgo de quedar atrapadas en la espiral de violencia.

Calificó al tráfico de armas como un "funesto comercio" en el cual tanto los países ricos, los más pobres y las llamadas "naciones emergentes" tienen cada uno su responsabilidad.

Dijo que "los países del mundo industrialmente desarrollados obtienen importantes beneficios por la venta de armas y, por otro, las oligarquías dominantes en tantos países pobres quieren reforzar su situación mediante la compra de armas cada vez más sofisticadas".

La Jornada Mundial de la Paz es celebrada por el Iglesia universal el 1 de enero de cada año, para esa ocasión el Papa dirige un mensaje que se distribuye y lee en todos los templos católicos del planeta, la de 2008 corresponde a la edición 41 de esta iniciativa.

Bajo el título "Familia humana, comunidad de paz", el líder religioso escribió un texto de 15 páginas que fue publicado por la Librería Editorial Vaticana simultáneamente en seis idiomas: italiano, inglés, francés, español, alemán y polaco.

En el mismo Benedicto XVI también defendió a la familia fundada sobre el matrimonio de un hombre y una mujer, como la principal "agencia de paz", el "lugar primario de humanización de la persona y la sociedad", "cuna de vida y de amor".

El cardenal Martino, por su parte, d

You must be logged in to post a comment Login