Senado brasileño escoge nuevo presidente en “momento traumático”

BRASILIA (AFP) – El senador Garibaldi Alves, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB, principal aliado del gobierno), fue escogido este miércoles para presidir la Cámara alta de Brasil en reemplazo de Renan Calheiros, quien renunció tras denuncias de corrupción.

Alves resultó electo con 68 votos a favor, ocho en contra y dos abstenciones. El nuevo titular del Senado presidirá esa Cámara hasta 2009.

“Llego a la presidencia en un momento traumático para esta Cámara con los últimos acontecimientos, que llevaron al Senado a aproximarse a límites que jamás deberá superar, so pena de fracturar la imagen de la cámara ante la opinión pública”, dijo Alves en su discurso.

Alves, de 60 años, sustituirá a Renan Calheiros, de su mismo partido, quien la semana pasada renunció a la presidencia de la Cámara luego de denuncias de recibir favores de un lobbista.

Calheiros dejó la presidencia del Senado pero retuvo su escaño al ser absuelto por sus pares en un juicio político.

Era un aliado fundamental para las relaciones del presidente Luiz Inacio Lula da Silva con el Senado, y para ocupar su lugar el partido escogió a Alves por considerar que tiene buen diálogo con las bancadas de los partidos opositores.

Licenciado en derecho y periodista, Alves fue relator de una comisión que investigó un sistema de fraudes en la empresa estatal de Correos que involucraba a altos dirigentes del gobernante Partido de los Trabajadores.

El nuevo titular de la Cámara alta hizo un llamado a sus pares para “compartir conmigo el desafío de devolver al Senado toda la credibilidad que conquistó en su casi bicentenaria trayectoria história”.

Como la tradición del Senado brasileño señala que el partido con mayor bancada indique el presidente de la Cámara, recayó sobre el mismo PMDB de Calheiros la responsabilidad.

Lula tornó rápidamente pública su preferencia por el ahora senador y ex presidente José Sarney (1985-1990), al que incluso llamó “compañero Sarney” en un acto público, pero el veterano político dejó claro que no sería candidato.

A raíz de un pedido de senadores de varios partidos, el legislador Pedro Simon decidió disputar en el interior del PMDB su candidatura, aunque desde el gobierno se hizo evidente la señal de que Alves sería considerado un interlocutor confiable.

Para el analista Carlos Lopes, de la consultora SantaFé Ideias, Alves representa “para el gobierno la mejor alternativa disponible. Para la oposición, es un importante canal de diálogo”.

“La solución con Garibaldi Alves fue la menos indigesta para el gobierno”, añadió.

You must be logged in to post a comment Login