Advierten debilidad de interrogatorio de fiscal en juicio a Fujimori

LIMA (AFP) – El interrogatorio al ex presidente Alberto Fujimori en el megajuicio por violación de derechos humanos, por parte del fiscal José Peláez, fue considerado débil este jueves por el abogado de los familiares de las víctimas de matanzas durante su régimen, quien pide su evalúe su permanencia en el cargo.

"Es evidente que el interrogatorio ha sido débil y desarticulado", opinó Ronald Gamarra, abogado de los familiares de las víctimas de las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, que dejaron 25 muertos, y que son la base de la acusación contra el ex jefe de Estado (1990-2000).

Su crítica fue respaldada por Gloria Cano y Carlos Rivera, también defensores de los familiares.

El interrogatorio del fiscal se inició el miércoles y podría extenderse por varias sesiones dado que constituye una etapa decisiva en el proceso que se inició el lunes contra al ex mandatario y que podría culminar dentro de un año con una condena a treinta años de cárcel, según la acusación.

Extraditado por la justicia chilena en setiembre para ser juzgado por siete delitos -cinco de corrupción y dos de derechos humanos-, Fujimori ya recibió su primera condena a seis años de cárcel el martes por ordenar el allanamiento ilegal de la casa de la esposa de su ex asesor Vladimiro Montesinos.

Hablando en nombre de sus patrocinados, el letrado consideró que el ministerio público "debe avaluar de inmediato la actuación que ha tenido su fiscal en este proceso de importancia mundial".

"Se trata de un interrogatorio, no de una conversación entre el fiscal y el acusado, (además) no hay un orden estricto y hace preguntas abiertas y deben ser cerradas", subrayó en tono crítico al señalar la falta de repreguntas en temas claves.

Durante el interrogatorio Fujimori se mostró sonriente y seguro de sí mismo, dando respuestas contundentes al negar relaciones con grupos paramilitares. También apeló a olvidos en temas complicados y guardó silencio en otros.

Según Gamarra, la falta de repreguntas se hizo evidente cuando Fujimori respondió: "No, nunca, jamás", al rechazar haber tenido conocimiento de la existencia del escuadrón de la muerte denominado grupo Colina, autor de las matanzas de La Cantuta y Barrios Altos.

Del mismo modo no hubo repregunta al momento en que Fujimori dijo que su relación con el encarcelado y condenado Vladimiro Montesinos, eminencia gris de su gobierno, era "simplemente un vínculo de tipo jerárquico, funcional, no de nivel de amistad". Luego añadió: "No sé con precisión el cargo que tenía".

Esas respuestas generaron un murmullo de sorpresa entre los familiares de las víctimas que asistían al interrogatorio en una habitación contigua separada de la sala de audiencias por un ventanal antibalas.

El juez César San Martín, presidente del tribunal, pidió a Fujimori en varias oportunidades centrarse en el tema de las preguntas sin perjuicio de explayarse en sus respuestas, pero sin excederse.

El juez también corrigió cinco veces al fiscal Peláez para que reformulara sus preguntas que, según dijo, eran demasiado genéricas.

El interrogatorio continuará este viernes en una sala judicial dentro de la base de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía, en el este de Lima, donde está recluido desde que llegó a Lima de Santiago el 22 de setiembre. Se estima que el proceso podría prolongarse por más de un año.

Desde Tokio, la empresaria hotelera Sato

You must be logged in to post a comment Login