El calentamiento global y los latinos

Por Teresita Pérez

En los últimos días, delegados de 190 países se reunieron en Bali, Indonesia para llegar a un acuerdo para remplazar el protocolo de Kioto cuando este expire en el 2012. El Protocolo de Kioto, establecido por las Naciones Unidas para reducir el impacto de gases invernadero incluye a más de 170 países y otras entidades gubernamentales y entró en vigencia en el 2005.
Sin embargo, uno de los obstáculos más grandes para llegar a un nuevo acuerdo es Estados Unidos. Hasta este momento la administración de Bush ha estado encabezando la propuesta de mantener la reducción de emisiones voluntarias, y ha expresado que no estará de acuerdo con ningún convenio que exija que la reducción de emisiones de manera obligatoria.
La administración del presidente Bush ha tenido la oportunidad de ser parte de esfuerzos multinacionales para frenar el calentamiento global, sin embargo ha hecho casi nada para tratar con este tema, rehusándose incluso de ratificar el Protocolo de Kioto, y optando por normas voluntarias en el país, las cuales no se hacen cumplir.
El calentamiento global es uno de los temas más importantes que el mundo enfrenta hoy en día y es particularmente importante para los latinos porque estos tienden a vivir en áreas donde la contaminación es más alta.
Por ejemplo según el American Lung Association, el 80 por ciento de los latinos vive en condados que no cumplen ni con uno de los parámetros de calidad del aire establecido por la U.S. Environmental Protection Agency.
El respirar estos contaminantes del aire pueden provocar problemas respiratorios tales como el asma, las alergias, la bronquitis crónica y el cáncer del pulmón, y en casos extremos, hasta la muerte.
El calentamiento global también contribuye a un aumento en migración en Norte América. El calentamiento global significa más intensidad en las tormentas, presión en los recursos naturales y el aumento en los niveles del mar.
El norte de México seguramente va a experimentar sequías y esto puede hacer que las personas busquen otros lugares para vivir y trabajar. A medida que la gente sea desplazada de sus hogares, los niveles de inmigración hacia los Estados Unidos solo irán en aumento.
La congresista Hilda Solís (D-CA), presidenta del grupo de trabajo de Salud y el Medioambiente del Caucus Hispano del Congreso es una líder nacional reconocida en el tema del medioambiente.
Recientemente, Solís emitió un anuncio por radio exhortando a la administración de Bush a tomar una posición constructiva en la reunión en Bali. Sus recomendaciones no deben caer en oídos sordos.
En 2007, la congresista Solís presentó el proyecto de ley Green Jobs Act en el Congreso el cual autorizaría $125 millones de ayuda federal en programas de entrenamiento laboral en el sector verde como la construcción de edificios que ahorran energía y la fabricación de vehículos con combustibles eficientes. Solís es una líder conocedora del tema y la administración de Bush debería escuchar su consejo.
La comunidad empresarial y líderes estatales están tomando cartas en el asunto y no están esperando que el gobierno federal actúe. Varias empresas han reconocido la importancia de adoptar un modelo empresarial sostenible.
En anticipación a la reunión de las Naciones Unidas en Bali, por ejemplo, más de 150 compañías han firmado una petición pidiendo urgente “acción temprana y decisiva sobre el calentamiento global.”
Esta petición incluye gigantes empresariales como Nestle, Coca Cola y GE International. Mientras tanto

You must be logged in to post a comment Login