Los latinoamericanos exigen en Bali compromisos y ayuda de países ricos

NUSA DUA, Indonesia (AFP) – Un día después de que la tormenta Olga arrasase el Caribe dejando 14 muertos y más de 34.000 desplazados, responsables latinoamericanos pidieron a los países ricos, este jueves en Bali, que ayuden a los más vulnerables a luchar contra el cambio climático.

"Exigimos a los países desarrollados que cumplan con sus compromisos de reducción de emisión y que apoyen a los países como el nuestro", afirmó la ministra de Honduras de Medio Ambiente, Mayra Mejía, en una de las primeras intervenciones de este jueves ante el pleno de la conferencia.

Por su parte, Carlos José Guerrero, ministro de Medio Ambiente de El Salvador, recordó que los pequeños países de Centroamérica se sitúan entre los más vulnerables, pese a ser de los más bajos emisores de gases de efecto invernadero (GEI) del mundo. En El Salvador, "nuestras emisiones totales por año son sólo del 0,02% de las emisiones mundiales. Sin embargo, el bajo régimen de emisión de nuestro país no nos garantiza ninguna protección contra los efectos negativos del cambio climático", afirmó.

Un fenómeno poco común en diciembre en la zona, la tormenta tropical Olga provocó la muerte de al menos 14 personas y graves inundaciones en el Caribe, sobre todo en República Dominicana y Haití. El total de desplazados asciende a 34.480 en la región.

Según los expertos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), el calentamiento de la atmósfera es debido a la rápida acumulación de GEI causados por las actividades humanas desde el inicio de la industrialización, hace 150 años. Sus catastróficos impactos ya se están notando en el planeta, con inundaciones, sequías, deshielo de los glaciares, incremento del nivel del mar y aumento en la violencia y la frecuencias de las tormentas tropicales.

Recordando que "los recursos son escasos" en los países en vías de desarrollo, también el ministro colombiano del área, Juan Lozano, pidió que se dediquen mayores fondos a ayudar a los más pobres. "El costo de la adaptación al cambio climático en países en desarrollo está en el orden de 50 billones de dólares por año, mientras que en el marco de la Convención los fondos para la adaptación corresponden a apenas 200 millones de dólares", señaló.

Si no se hace nada por evitarlo, afirman los científicos, estos desastres se acentuarán rápidamente, afectando sobre todo a los países en vías de desarrollo, por su situación geográfica y su falta de recursos para prevenir y responder a las catástrofes.

"Los países desarrollados tienen (…) el imperativo ético de adoptar medidas decididas y fuertes para enfrentar este fenómeno", consideró por su parte la ministra chilena de Medio Ambiente, Ana Uriarte. Y "tiene el imperativo ético de incrementar de manera muy significativa la ayuda a los países en vías de desarrollo para facilitar su adaptación a través de la transferencia de tecnología y con mecanismos financieros apropiados", agregó.

Todos los ministros latinoamericanos coincidieron en la importancia de basar un nuevo acuerdo internacional en cuatro pilares: mitigación, adaptación, financiación y tecnología.

Los ministros de Medio Ambiente o sus representantes de más de 180 países de todo el mundo, reunidos desde el miércoles pasado en Bali (Indonesia), tienen plazo hasta el viernes para hilvanar ‘una hoja de ruta’ de fut

You must be logged in to post a comment Login