Cuatro departamentos bolivianos desafían a Morales con sus autonomías

LA PAZ (AFP) – Cuatro departamentos de Bolivia se declararán este sábado autónomos mediante estatutos donde se otorgan a sí mismos facultades ejecutivas y legislativas, una iniciativa condenada por el gobierno de Evo Morales, quien presentará a su vez un proyecto de Constitución que la oposición desconoce.

Los departamentos de la agroindustrial Santa Cruz, la gasífera Tarija, la ganadera Beni y la amazónica Pando -que concentran el 67% del PIB boliviano- buscan tomar el control de funciones hasta ahora en manos del gobierno central y del Congreso en La Paz, en un abierto desafío al gobierno de Morales.

Dirigentes políticos y cívicos en las cuatro regiones han aprobado por separado entre jueves y viernes sus propuestas de estatutos que presentarán este sábado en cabildos populares para luego refrendarlos en referendos locales.

“Estamos en el camino de las autonomías y la democracia”, afirmó el prefecto del rico departamento de Santa Cruz, Rubén Costas, la cabeza más prominente de la oposición empresarial, civil y política al gobierno del socialista Morales.

“El sábado a mediodía veremos el nacimiento de una nueva república autonómica”, sentenció por su lado Pablo Klinsky, presidente de la Asamblea Preautónomica de Santa Cruz.

Las propuestas de las cuatro provincias coinciden en líneas generales en dar mayores facultades al prefecto y convertir los consejos departamentales en asambleas legislativas cuyos miembros serán elegidos por voto popular.

Asimismo plantean asumir las funciones de policía y recaudar y distribuir internamente sus impuestos, principalmente mineros, hidrocarburíferos y forestales.

Las cuatro regiones han radicalizado sus acciones autonómicas tras la aprobación el domingo pasado en la Asamblea Constituyente de la nueva Carta Magna, sin presencia de la oposición, que la considera altamente indigenista y estatista.

Las regiones confiaban en que la Constitución les otorgaría las autonomías que ya habían sido aprobadas por un referendo en julio del 2006.

La Constitución -que de cualquier modo no es reconocida ni por estas regiones ni por la oposición de derecha-, sí consagra las autonomías departamentales pero le suma autonomías municipales e indígenas que en la práctica le quitan cualquier fuerza a esta iniciativa.

En La Paz Morales aseguró que los departamentos opositores buscan la separación del país, que sus estatutos son ilegales y advirtió que las Fuerzas Armadas preservarían la unidad del país.

“Están las Fuerzas Armadas, está el pueblo boliviano, para que el país jamás se desintegre”, dijo el jueves. “El proyecto de autonomías busca separar a Bolivia, pero la unidad del país no se discute”, agregó.

El viceministro de Coordinación Gubernamental, Héctor Arce, cuestionó este viernes los intentos “divisionistas del territorio patrio”.

“Esos estatutos autonómicos ni siquiera reflejan una posición federalista, es francamente divisionista además de que no se los ha consultado con el pueblo”, afirmó el funcionario.

Organizaciones sociales y sindicales afines al gobierno han previsto un gran festejo popular este sábado en la Plaza de Armas de La Paz cuando la Asamblea Constituyente entregue a Morales el texto de la nueva Carta Magna.

“Para nosotros será un festejo porque por primera vez los indígenas vamos a estar en igualdad de derechos ante la ley”, afirmó el dirigente campesino Isaac Avalos.

El proyecto de Constitución, aproado a las apuradas por el oficialismo, debe aún esperar una consulta en los próximos 60 días para entrar en vigencia.

Mientras la polarización aumenta la Iglesia Católica, La Defensoría del Pueblo y sectores independientes piden diálogo.

“Nosotros vislumbramos violencia y ojalá que no se dé”, advirtió el defensor del Pueblo, Waldo Albarracín.

En París, la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) expresó este viernes su “seria preocupación”, y llamó a la búsqueda de “una

You must be logged in to post a comment Login