Hispanos resienten secuelas de ofensiva migratoria

La comunidad hispana de Estados Unidos resiente los efectos negativos de la ofensiva contra los inmigrantes, que ha incluido un aumento de redadas y deportaciones, señaló el jueves una nueva encuesta del Centro Hispano Pew.

El sondeo, que se divulga en momentos que el tema de la migración ocupa espacios en las campañas presidenciales, encontró que 75 por ciento de los latinos se oponen a las redadas y 55 se oponen a que los estados verifiquen la situación migratoria para expedir licencias.

Más de la mitad de los latinos estadunidense están preocupados de que un familiar o un amigo pudiera ser deportado, y casi dos terceras partes coinciden en que el fracaso de la reforma migratoria en el Congreso ha hecho la vida de los latinos más difícil.

Hasta uno de cada cuatro hispanos aseguran que la ofensiva ha tenido efectos personales adversos, desde más dificultades para conseguir trabajo o vivienda, menos acceso a servicios públicos o cuestionamientos por parte de la policía.

Los hispanos que no son ciudadanos dijeron sentirse más vulnerables a encontrar problemas en el actual ambiente.

Apenas el mes pasado, el embajador de México en Washington, Arturo Sarukhán, deploró que los inmigrantes indocumentados, la mayoría de origen mexicano, sean víctimas de un "creciente racismo" en algunas ciudades de Estados Unidos.

Su perspectiva tuvo lugar en momentos que los inmigrantes indocumentados son blanco de ordenanzas en varias ciudades y condados estadunidense que buscan negarles servicios públicos o usar a la policía con fines migratorios.

Las autoridades federales lanzaron redadas en centros de trabajo y han aumentado las deportaciones, y los aspirantes presidenciales republicanos han endurecido sus posiciones en el tema de la inmigración ilegal.

El sondeo encontró sin embargo divisiones entre los hispanos sobre si están peor o mejor que el año pasado. Uno de cada tres dijo que su situación ha empeorado, pero uno de cada cuatro señaló que su vida mejoró en comparación con el 2006.

Casi ocho de cada diez expresaron a su vez optimismo de que sus hijos podrán tener mejores empleos y más dinero.

El sondeo fue realizado entre el tres de octubre y el nueve de noviembre, entre dos mil latinos adultos.

– NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login