La estatura sí importa

Aunque muchos de los bebés que nacen pequeños logran alcanzar una altura normal a los pocos meses o años después de nacidos, los endocrinólogos continúan investigando las consecuencias de nacer con SGA, siglas que responden al inglés de “Small for Gestational Age” (Pequeño para Edad Gestacional).

En una conferencia reciente llevada a cabo en la ciudad de Washington, DC, el doctor Robert Rapaport, profesor de pediatría del Mount Sinai School of Medicine, dijo que “todo lo que afecta a la madre en la etapa de gestación, afecta su embarazo”.

En consecuencia, las hormonas, la mala nutrición y ciertos factores ambientales podrían impactar el tamaño y el peso con el que nacen los bebés. Alrededor del 7.6 por ciento de los bebés nacen con SGA hoy en día.

Rapaport dijo que el SGA se podría llegar a prevenir cuidando de la madre durante el embarazo. De hecho, las estadísticas actuales se muestran prometedoras: Hace tan sólo siete años, la probabilidad de morir de un niño con SGA era de 95 por ciento; hoy esa misma probabilidad es la que tienen de sobrevivir.

Entre las consecuencias de nacer con SGA se encuentran fallas en la masa ósea, menor respuesta al estrés y anormalidades en el metabolismo (falla en la producción de insulina).

Respecto a esta última, Rapaport dijo que podría poner en mayor riesgo al bebe de contraer diabetes tipo II en algún momento de su vida, sobre todo si el bebé enfrenta problemas de obesidad durante la adolescencia.

“Por eso importante que la madre evite consumir mucho azúcar durante el embarazo”, dijo Rapaport, quien también enfatizó la importancia de brindar servicios de salud prenatales y acceso a alimentos sanos a las mujeres de bajos recursos o que no tienen seguro médico.

You must be logged in to post a comment Login