Evacúan en el sur de México a 19.000 personas por riesgo de inundaciones

TUXTLA GUTIERREZ, México (AFP) – Unas 19.000 personas de los estados sureños mexicanos de Tabasco, que en octubre sufrió graves inundaciones, y Chiapas comenzaron a ser evacuadas el sábado ante el temor de nuevas anegaciones cuando el martes se desbloquee un río taponado en noviembre por un alud de tierra.

Unos 15.400 vecinos de Tabasco "asentados en zonas de riesgo (…) y que se encuentran ubicados principalmente en 25 localidades (…) serán trasladados a 13 albergues", informó el gobierno estatal en un reciente comunicado.

Además, en Chiapas están evacuando a cerca de 3.500 indígenas zoques "luego de que la Comisión Nacional del Agua y la Comisión Federal de Electricidad solicitaran extender las medidas de seguridad hasta alcanzar los poblados que se ubican en los 110 metros sobre el nivel del mar", informó el subsecretario de Protección Civil, Luis Manuel García.

Las autoridades temen que se produzcan nuevas inundacioens cuando el próximo martes se abra el canal que se ha estado construyendo desde que el pasado 5 de noviembre un alud de tierra cayó al embalse del río Grijalva, a la altura de la presa Peñitas.

El corrimiento de tierra provocó una gigantesca ola que arrasó el poblado de Juan Grijalva y dejó un saldo hasta el momento de 19 muertos y seis desaparecidos.

Cientos de obreros han estado trabajando a destajo con maquinaria pesada en las últimas semanas para desalojar las miles de toneladas de tierra y rocas que formaban el tapón en el río Grijalva y construir un canal que permita el paso del agua por su cauce habitual.

"Todo está controlado, no existe ningún riesgo, no hay por qué alarmarse", dijo el funcionario de la Comisión Federal de Electricidad (organismo responsable de la gestión de la presa Peñitas), Benjamín Granados.

Sin embargo, tras la experiencia de octubre, cuando el desfogue de Peñitas a consecuencia de las lluvias agravaron las anegaciones en Tabasco, donde el 80% del territorio quedó bajo las aguas (frente al 34% habitual) y 1,2 millones de personas se vieron afectadas, las autoridades decidieron extremar las precauciones.

La apertura del canal "es considerada de seguridad nacional, sobre todo ante el creciente miedo en Tabasco de que vuelvan a sufrir inundaciones con la liberación del agua de las presas", según las autoridades de Protección Civil de Chiapas.

La parte del embalse que ha quedado río abajo incomunicada ya ha empezado a ser vaciada para evitar una acumulación de masa de agua y se espera que para el martes esté ocho metros por debajo de su nivel normal.

En Tabasco será desplegada una fuerza de unos 2.000 policías, soldados, marinos y miembros del servicio de Protección Civil, apoyados por decenas de autobuses y vehículos militares, para llevar a cabo las labores de evacuación.

El gobernador, Andrés Granier, ha advertido que no permitirá que ningún habitante en las zonas de riesgo, a las orillas de los ríos Carrizal y Samaria, rehúse a dejar su hogar, como sucedió en octubre, cuando miles de personas se quedaron aisladas en los tejados de sus casas, rodeadas por las aguas.

Igualmente, para evitar que se repitan los actos de rapiña de hace mes y medio, se permitirá a los evacuados resguardar en bodegas sus enseres domésticos y las fuerzas de seguridad, la Armada y el Ejército patrullarán las zonas evacuadas.

Paralelamente, las orillas de los ríos Carrizal y Samarria han estado siendo reforzadas en los puntos más críticas con miles de costales de arena.

You must be logged in to post a comment Login