Cristina Kirchner viaja a Uruguay en medio de crisis bilateral

BUENOS AIRES (AFP) – Cristina Kirchner emprende este lunes su primer viaje al exterior como mandataria argentina para asistir en Montevideo a la cumbre del Mercosur, donde recibirá la presidencia del bloque de su par uruguayo, Tabaré Vázquez, en medio de una crisis entre ambos gobiernos.

El encuentro se producirá una semana después del duro discurso de asunción de Kirchner en el que Vázquez debió escuchar de la mandataria que el conflicto que enfrenta a ambos países no es imputable a Argentina, sino al país vecino por haber ignorado el tratado que regula un río de soberanía compartida.

La presidenta arriba a Montevideo a última hora del lunes y el martes recibirá de Vázquez la presidencia pro témpore del Mercosur, el bloque que ambos conforman junto a Brasil y Paraguay.

La adhesión plena de Venezuela al bloque aún está en proceso en virtud de que falta la aprobación de los parlamentos de Brasil y Paraguay.

Buenos Aires y Montevideo están enfrentados desde hace cinco años por la instalación de una fábrica de celulosa en tierra uruguaya, a orillas de un río fronterizo, cuyas aguas de soberanía compartida serán usadas como insumo.

El gobierno argentino sostiene que Montevideo permitió levantar la planta en forma inconsulta y lo denunció ante la Corte Internacional de La Haya por violación del tratado firmado en 1975 para la administración compartida del limítrofe río Uruguay.

“La situación que hoy atravesamos no nos es imputable, porque más allá de las medidas que podemos no compartir, lo cierto es que nosotros nos hemos presentado en la Corte Internacional de La Haya porque se ha violado el Tratado del Río Uruguay”, dijo la presidenta Kirchner.

El conflicto hundió las relaciones bilaterales en una profunda crisis que se agudizó durante el último año, en el final del mandato de Néstor Kirchner cuando Uruguay autorizó la puesta en marcha de la controvertida planta de la firma finlandesa Botnia en la ciudad uruguaya de Fray Bentos.

Activistas argentinos mantienen bloqueado el acceso al principal de los tres pasos fronterizos carreteros hacia Uruguay desde hace más de un año en rechazo a la planta a la que tildan de contaminante, en tanto concretan piquetes temporales en los otros dos pasos.

Los bloqueos, que el gobierno argentino rechaza pero se abstiene de reprimir, fueron el argumento que utilizó Uruguay para negarse a participar en cualquier instancia de diálogo bilateral, incluida una fracasada mediación de la corona española a pedido de Argentina.

La asunción de Cristina Kirchner el 10 de diciembre pasado abrió expectativas sobre un renovado clima político para encontrar caminos de diálogo pese a que la mandataria ratificó la vía jurídica para dirimir el conflicto.

“Tenemos que saber cuál es la diferencia para darle gobernabilidad a esta conflictividad, hasta tanto resuelva como corresponde ajustado al estado de derecho, el Tribunal jurídico internacional que ambos pactamos en caso de controversias”, dijo.

You must be logged in to post a comment Login