Fidel Castro tomó la pluma en 2007, sin poder reasumir el gobierno

LA HABANA (AFP) – Fidel Castro, hombre de tribunas y discursos eternos, irrumpió en 2007 con nuevo perfil: un asiduo editorialista que busca mantener vigencia política, sin haber podido retomar el mando de Cuba por una enfermedad que se alarga ya por año y medio.

Estampada en la portada del diario oficial Granma, el 29 de marzo apareció una columna bajo el sugerente título de "Reflexiones del Comandante en Jefe" y la rúbrica "Fidel Castro Ruz".

En 2.360 palabras, el líder de 81 años fustigó la política de biocombustibles de Estados Unidos e inauguró la modalidad con la que saciaría -explicó más tarde- su irrefrenable deseo de comunicarse.

Los artículos, al comienzo kilométricos -de hasta 8.370 palabras- y luego concisos, fueron convirtiéndose en la vía más constante de presencia mediática de Castro, quien salió de escena el 26 de julio de 2006, un día antes de la primera de muchas operaciones.

Alejado de funciones desde que el 31 de julio de 2006 cedió provisionalmente sus cargos a su hermano Raúl, el hombre que desde 1959 ejerce el poder en la isla dice estar dedicado, por ahora, a lo que puede y debe hacer: reflexionar y escribir.

Su nueva faceta ceñida a la enfermedad parece no reñir con su nominación a los comicios parlamentarios del 20 de enero y su eventual reelección en la presidencia de Cuba.

"Fidel está trabajando como presidente del Consejo de Estado, porque no hay tarea más importante en el mundo de hoy que hacer conciencia", dijo el vicepresidente Carlos Lage.

A la población no parece preocuparle mucho. "Que Fidel siga escribiendo y Raúl se dedique a enderezar la cosa", comentó un hombre que se gana la vida vendiendo papas ilegalmente en una esquina del céntrico barrio de Vedado.

Durante el año, Raúl, de 76 años, emprendió pequeños cambios y alentó críticas sobre la situación del país. Pero los cubanos quieren hechos; se siguen quejando del transporte y el costo de la vida, y esperan, aunque escépticos, que 2008 -como se rumorea- traiga una apertura.

Las autoridades sostienen que Fidel aún decide en el país y que las columnas muestran su "recuperación fecunda", en tanto algunos analistas dicen que su estado de salud es suficiente para la labor editorial, pero no para reasumir el poder.

"A regañadientes se resignaría con ser estadista emérito", dice Brian Latell, ex analista de la CIA.

Frank Mora, experto del National War College en Washington, cree que Fidel concibió un rol, en el último tramo de su vida, de "estratega y pensador" de problemas mundiales.

Del etanol al referendo en Venezuela, pasando por los Juegos Panamericanos o la guerra en Irak, unos 70 editoriales de Castro fueron publicados este año en los diarios y leídos por radio y televisión.

Aunque se esmera en precisar fecha, hora y minuto del punto final, y tocar hechos de actualidad, hay quienes han puesto en duda que sea él quien redacte las notas, pero otros identifican claramente su estilo tras los mensajes, muchas veces crípticos.

Ninguna alusión a su salud. Periodos de febril actividad editorial han sido interpretados como señal de recuperación, y largos silencios sin "reflexiones" desatan rumores de una recaída, una nueva cirugía o incluso su muerte.

Así ocurrió en las semanas posteriores a su cumpleaños el 13 de agosto, para cuando todos esperaban verlo al menos en fotos. Las columnas no bastaron y la especulación sólo se aplacó co

You must be logged in to post a comment Login