Fue 2007 año difícil para los salvadoreños por carestía

Por Arely Muñoz
Notimex
San Salvador.- "Mi sueldo es de miseria y sobrevivencia. Ha sido un año muy difícil, ni siquiera frijoles se pueden comprar", dice Francisco Serpas, un hombre angustiado que ve incierto el futuro para él y su empobrecida familia durante 2008.

La historia de Serpas es similar a la de miles en El Salvador que este año vieron vulnerados sus bolsillos por el alza indiscriminada de los productos de la canasta básica provocada por los altos precios del petróleo y los problemas internos del país.

Serpas, de 49 años, es un mensajero que trabaja para una firma de abogados y gana un salario mínimo de 180.11 dólares mensuales.

Con ese dinero tiene que mantener a su esposa y dos hijos, pagar una habitación y desembolsar a diario un dólar para el transporte colectivo (50 centavos de ida y 50 de regreso).

"No me alcanza, la verdad es que cuando me dan el pasaje para realizar las diligencias de mi trabajo, dejo de abordar un autobús para ahorrarme los 50 centavos porque al siguiente día no sé si voy a tener", relató el afligido hombre a Notimex.

"Camino mucho para cumplir con los pagos en los bancos y hacer las otras diligencias, no tengo de otra, esa es mi triste realidad, llego a casa muy cansado y adolorido de los pies", señala Serpas.

Serpas sacó este año a su hijo de la escuela en San Jacinto, en el sur de San Salvador, porque no tenía para darle de comer, ya que la jornada educativa se alargaba en algunos días y eso implicaba que tenía que alimentarse en el instituto que prepara a bachilleres.

El mensajero se siente angustiado porque desde hace tres años hizo un crédito de 400 dólares y no lo ha podido pagar porque se quedó sin empleo, pero ahora que logró ubicarse en su actual trabajo "no me dan tregua y me llaman por teléfono a cada momento para que cancele más".

"Esa deuda se ha triplicado, ya pagué bastante, pero la cifra sigue igual por los intereses", dice Serpas que criticó al aumento del 10 por ciento al salario mínimo que hizo el gobierno en octubre para paliar la difícil situación de las familias salvadoreñas.

Con el ajuste al mínimo repartido en dos partes, Serpas logró que su sueldo pasara de 175.11 dólares a 180.11 dólares, ya que el otro cinco por ciento se hará efectivo en noviembre de 2008 en plena campaña electoral,

Los analistas han calificado el aumento como "populista y electorero".

Los productos básicos como el maíz, los frijoles, la leche y otros que son la base de la dieta alimenticia de la población se vieron impactados por la incontrolable alza de precios que impactó los bolsillos de la familia y así terminaron el año.

La libra (460 gramos) de frijol que tenía un costo de 60 centavos de dólar en junio pasado llegó a valer 1.25 dólares y a la fecha todavía se mantiene ese precios en algunas regiones del país.

Lo mismo ocurrió con el incremento inmoderado en los precios del pan, leche, huevos, verduras y otros rubros.

La gota que derramó el vaso fue el impuesto del 10 centavos de dólar que se cobra desde el pasado 1 de diciembre por cada galón de gasolina comprado por los automovilísticas particulares para subsidiar el transporte colectivo y evitar un alza del pasaje.

El gobierno y los analistas atribuyeron por separado el alza en los granos básicos al acaparamiento de producto, atraso en la siembra o el desabastecimiento debido que no entró la mercancía de Guatemala y de Nicaragua.

Sin embargo, la produ

You must be logged in to post a comment Login