Nueva Jersey, primer estado en abolir pena de muerte en 40 años

Nueva York.- El gobernador de Nueva Jersey, Jon Corzine, firmó el lunes la ley que convierte oficialmente a este estado en el primero del país en abolir la pena de muerte en cuatro décadas, un hito histórico que podría tener un impacto nacional.

"Este es un día de progreso para nosotros y para millones de personas a lo largo y ancho de nuestro país y del mundo que rechazan la pena de muerte como una respuesta moral o práctica al cruel y atroz crimen de asesinato", dijo el gobernador.

Por su parte, el legislador demócrata, el puertorriqueño Wilfredo Caraballo, uno de los impulsores de esta iniciativa, también destacó la importancia de este paso.

"El resto de Estados Unidos y del mundo, está observando lo que estamos haciendo hoy. Nueva Jersey está sentando un precedente que estoy seguro imitarán otros estados", indicó.

La firma de Corzine supuso el último paso de un proceso que empezó meses atrás pero que llegó a buen puerto la semana pasada, cuando la ley para abolir la pena de muerte fue aprobada por el Senado y la Asamblea local, en ambos casos gracias a la mayoría demócrata que las controla.

Con su entrada en vigor tras la ratificación del gobernador, el conocido como "estado jardín" –separado de Nueva York por el río Hudson- se convirtió en el primero en abolir la pena capital desde que lo hicieran Iowa y West Virginia en 1965.

Sin contar ya Nueva Jersey, y desde que fue restaurada por el Tribunal Supremo en 1976, está vigente en 36 de los 50 estados que forman este país, aunque en muchos no es frecuente su aplicación en la práctica.

En Nueva Jersey, donde hay ocho reos en el corredor de la muerte cuyas penas fueron este domingo conmutadas por cadena perpetua, no se recurría a ella desde 1963.

La noticia fue acogida con satisfacción por numerosas organizaciones en contra de la pena de muerte y a favor de los derechos humanos como Amnistía Internacional, que esperan que cunda el ejemplo en el resto del país.

David Fathi, directivo de Human Rigths Watch, calificó este día de histórico y urgió a otros estados "a seguir los pasos de Nueva Jersey y abolir este cruel y arcáico castigo".

Y es que la conciencia colectiva parece estar cambiando en Estados Unidos, una excepción entre los países occidentales y que le sitúa en el mismo club que China, Irán o Vietnam.

Aunque según las encuestas, la mayoría de los estadunidenses quieren mantener la pena de muerte en sus leyes, cada vez prefieren más que no se aplique y se sustituya por la cadena perpetua.

Una evolución que se ha acelerado en los últimos años y que se refleja tanto en el descenso en el número de ejecuciones como en las diferentes iniciativas que están siendo evaluadas en diferentes estados para acabar con ella.

La tendencia es clara: desde que el Tribunal Supremo la restaurara en 1976, han sido ajusticiados 1.099 condenados. El año con más ejecuciones desde entonces fue 1999 con 98. El pasado año, "sólo" se produjeron 53.

La última tuvo lugar el 25 de septiembre en Texas, de largo el estado que más veces ha recurrido a ella: 405 en total, en 26 ocasiones en lo que va de año.

Otro motivo de satisfacción para los abolicionistas son los procesos de revisión al que está siendo sometida en estados como Massachusetts, que recientemente rechazó reinstaurarla; Nueva York, donde una corte de apelaciones dictó en 2004 que era inconstitucional.

Illinois decretó en 2000 una moratoria en su aplicación de

You must be logged in to post a comment Login