Presidente de Ecuador irá tras reelección si gana referendo en 2008

QUITO (AFP) – El presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció el lunes que aspirará a la reelección inmediata si es aprobada en referendo la nueva Constitución en 2008, aunque en caso de una derrota aceptará el resultado y cambiará el rumbo de su gobierno socialista.

El mandatario delineó su futuro para el próximo año, cuando los ecuatorianos irán a las urnas para aprobar o rechazar la Carta Política que empezó a redactar la Asamblea de mayoría oficialista el 30 de noviembre.

"Si el Movimiento País me postula participaré en esas elecciones y acabaré (el actual periodo)", declaró en una entrevista con varios canales de televisión.

Correa inició su gestión de cuatro años el 15 de enero, y desde hace varios meses promueve una reforma constitucional que le permita renovar su mandato por un sólo periodo a través del voto.

"Si se aprueba la reelección inmediata veremos quién decide quien continúa al mando del gobierno", agregó el jefe de Estado, enfatizando en que todos los cargos de elección serían cobijados por dicha reforma.

Asimismo, anticipó que de ser aprobado el referendo constitucional habrá elecciones generales anticipadas.

La mayoría oficialista, que deberá redactar la nueva Carta Política en un plazo no mayor de ocho meses, aún se bate entre dos posibilidades: incorporar la reelección inmediata o ampliar de cuatro a seis años el mandato presidencial.

No obstante el respaldo de las encuestas, Correa aseguró que en caso de una derrota en la consulta interpretará el resultado como "un rechazo al gobierno".

"Y obvio que vamos a aceptar el resultado. Nosotros mismos hemos propuesto ese referendo, lo que ratifica lo democrático, lo radicalmente democrático de este proceso", indicó.

El gobernante se ha impuesto en tres elecciones consecutivas en poco más de un año: el balotaje presidencial, la consulta para aprobar la instalación de una Constituyente y la elección de los 130 asambleístas, lo que lo atornilló al poder en el país más inestable de la región.

Según el presidente, un revés en las urnas en 2008 lo obligará a cambiar la orientación de su gobierno y, "dependiendo de las circunstancias", a analizar su permanencia en el cargo.

"Soy un mandatario, cumplo el mandato de los mandantes. Si se rechaza la Constitución están diciéndome: aquí tienes un nuevo mandato, tienes que cambiar el rumbo", apuntó.

Correa promueve su propia versión del "socialismo del siglo XXI" que también alientan los gobiernos de Venezuela y Bolivia.

En ese sentido, es partidario de que la nueva Constitución regule la economía y recorte los poderes del Congreso para destituir mandatarios, tras una década de inestabilidad que impidió a sus tres antecesores elegidos terminar el periodo.

La derecha lo acusa de querer concentrar todo el poder en sus manos, críticas que han aumentado desde que la Constituyente disolvió el Congreso que controlaba la oposición, asumiendo la función legislativa.

Según Correa, la nueva Constitución no proclamará el socialismo del siglo XXI. "No es que queramos poner la ideología de un gobierno en la Constitución; queremos una Constitución basada en valores universales y derechos humanos", dijo.

You must be logged in to post a comment Login