Castro sugiere que dejaría el gobierno pero vigilará rumbo de la revolución

LA HABANA (AFP) – Por primera vez en 17 meses alejado del poder por enfermedad, Fidel Castro sugirió que dejará el gobierno en manos de nuevos líderes, pero desde su rol de guía y guardián de la revolución cubana, en una carta que causó revuelo y desató interpretaciones encontradas.

Castro, de 81 años y al mando de la isla desde el 1 de enero de 1959, sorprendió la noche del lunes perfilando su futuro político, en un mensaje leído por un locutor en la televisión y publicado este martes en los diarios Granma y Juventud Rebelde, bajo su firma de puño y letra.

"Mi deber elemental no es aferrarme a cargos, ni mucho menos obstruir el paso a personas más jóvenes, sino aportar experiencias e ideas cuyo modesto valor proviene de la época excepcional que me tocó vivir", dijo en la misiva.

La carta, dedicada casi por entero a la Conferencia de Bali sobre cambio climático, la sella no obstante con una frase lapidaria: "hay que ser consecuente hasta el final".

La misiva es divulgada dos semanas después de ser nominado candidato para los comicios parlamentarios del 20 de enero, lo que lo habilita a la reelección como presidente del Consejo de Estado -máximo órgano del Ejecutivo-, que será definido en marzo.

Su mensaje levantó entonces todo tipo de conjeturas en torno a la interrogante de si retomará los cargos que cedió provisionalmente a su hermano a Raúl el 31 de julio de 2006, tras la primera de varias cirugías por una crisis intestinal que casi le causó la muerte.

"Está claro que no va a volver", dijo a la AFP una oficinista de 41 años, tras escuchar el mensaje desde su casa en Miramar. En otro extremo, un historiador de 55 años dijo sin la menor duda: "Se queda".

En la primera reacción de la Casa Blanca, la portavoz Dana Perino dijo que la democracia llegaría "pronto" a Cuba. "Es una carta interesante. Es difícil entender qué está diciendo o qué quiere decir (…); por lo tanto sólo continuamos trabajando por la democracia en la isla y creemos que ese día llegará pronto", dijo.

El exilio cubano restó importancia a la carta. "Este mensaje es otro capítulo de esta telenovela sobre Fidel Castro, que sirve para mantener la atención sobre lo que dice o recomienda, pero que no aporta nada nuevo en la situación", dijo Omar López, director de derechos humanos de la Fundación Cubano-Americana.

En Cuba, la oposicion mostró divergencia. La más radical, Martha Beatriz Roque, no ve ningún cambio porque "si no tuviera interés de renovar su cargo, no lo hubieran postulado", mientras que el moderado Oscar Espinosa interpetró que "quedará como asesor y símbolo de la revolución".

"Dudo muchísimo que piense en transferir su enorme poder unipersonal a otros dirigentes más jóvenes, porque actúa como si hubiera nacido para mandar. Las ideas políticas sin un poder para ejecutarlas no tienen valor", dijo el opositor Elizardo Sánchez.

Una reelección formal como presidente sin funciones plenas fue perfilada por el vicepresidente Carlos Lage y el jefe del Parlamento, Ricardo Alarcón, hace dos semanas.

"Votaría con las dos manos para que siga siendo el presidente", dijo Alarcón, al admitir una continuidad de la situación actual; y Lage señaló que "Fidel está trabajando como presidente del Consejo de Estado", haciendo "conciencia".

Desde el 29 de marzo y sin ser visto en público en su larga convalecen

You must be logged in to post a comment Login