Inolvidables campeones se despidieron de la competición en 2007

PARIS (AFP) – El 2007 echa el telón con el adiós de grandísimos campeones que, una vez colmadas sus ansias de competición u obligados por las lesiones, dejaron en sus respectivas disciplinas un hueco difícil de llenar en el corazón de los aficionados al deporte.

Es el caso de Marcus Gronholm, doble campeón mundial de rallies, que decidió poner fin a una brillante carrera después de veinte años en la élite.

A sus 39 años, el finlandés, campeón del mundo en 2000 y 2002, decidió ceder el testigo a los pilotos más jóvenes para dedicarse a su familia y a la agricultura, su otra pasión.

Gronholm, subcampeón en 2007, deja el mundillo del WRC con 30 victorias en 150 rallies, la última de ellas esta temporada en Nueva Zelanda.

Como el brillante finlandés, el legendario golfista español Severiano Ballesteros, de 50 años, anunció su retirada después de 33 años de carrera profesional.

El mejor jugador de golf español de la historia ganó tres Abiertos Británicos (1979, 1984 y 1988) y dos Masters de Estados Unidos (1980) y 1983).

Hijo de un jardinero de campos de golf de Pedreña (Cantabria), donde debutó como ‘cady’ cuando tenía nueve años, Ballesteros acumuló 52 victorias en el circuito europeo y tres en el estadounidense, convirtiéndose además en el primer europeo que conquistó el Masters de Augusta.

Iván Pedroso, campeón olímpico de salto de longitud en Sydney (2000), anunció oficialmente su retirada deportiva dos días antes de celebrar su 35 cumpleaños.

El cubano dominó su disciplina de 1993 a 2001 con cuatro títulos de campeón del mundo al aire libre (de 1995 a 2001) y cinco en sala consecutivos (de 1993 a 2001).

Las lesiones acabaron con la brillante carrera de Janica Kostelic, que a sus 25 años se vio obligada a decir adiós a las pistas después de haber sufrido quince intervenciones en sus rodillas.

Kostelic, primera esquiadora croata en ganar en los Juegos Olímpicos de Invierno, es la única mujer que ha conquistado cuatro medallas de oro en esquí alpino (2002 y 2006), y la única que se llevó tres metales en unos mismos Juegos (2006).

Cinco veces campeona mundial, conquistó también tres Copas del Mundo (2001, 2003 y 2006), acumulando un total de 30 victorias en todas las disciplinas.

Otra ex número uno mundial, la tenista belga Kim Clijsters, se despidió del circuito con sólo 24 años. Ganadora de 34 torneos WTA, entre ellos dos Masters Series y un Grand Slam (el US Open en 2005), se había visto mermada por problemas físicos en los últimos tiempos.

La tenista flamenca se reveló ante los ojos del gran público al alcanzar la final de Roland Garros en 2001, año en que se colocó entre las mejores jugadoras del mundo.

Objetivo durante un tiempo de la prensa ‘rosa’ por su relación con la estrella del tenis australiano Lleyton Hewitt, alcanzó el número uno del ránking WTA en 2003.

Pero el 2007 tendrá que ser recordado también por la retirada de dos ídolos caídos, dos campeones ciclistas salpicados por la mancha del dopaje.

El alemán Jan Ullrich, ganador del Tour de Francia en 1997, decidió poner punto final a su carrera a finales de febrero, defendiendo su inocencia.

Un mes después, la fiscalía de Bonn anunciaba su implicación en la Operación Puerto, pues el ADN de su saliva correspondía con el de varias de las bolsas incautadas al médico español Eufemiano Fuentes.

Como Ullrich, el kazajo Alexandre Vinokourov decidió dejar el ciclismo para “lavar su honor”. Positivo por transfusión sanguínea homóloga en el Tour de Francia de 2007, había sido sancionado un año por su federación, hasta julio de 2008.

Ganador de la Vuelta a España en 2006, ‘Vino’, todo un ídolo en su país, era este año uno de los favoritos del Tour.

Asimismo, la tenista suiza Martina Hingis, otra ex número uno, se retiró de la actividad deportiva después de haber dado positivo por cocaína en Wimbledon.

Hingis, de 27 años, dominó el circuito fem

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login