Invitó Raúl Castro en 2007 a ventilar problemas que agobian a cubanos

Por Francisco Ramírez
Notimex

La Habana.- El presidente interino de Cuba, Raúl Castro, invitó en 2007 a un proceso inédito por su amplitud y consecuencias: ventilar en reuniones públicas los problemas que más agobian a la población del país.

Ante la cautela inicial de los convocados, Raúl Castro insistió en que hablaran con "valentía y sinceridad", dejando de lado la práctica de comentar "en los pasillos" las dificultades, o exponer sus más íntimas convicciones en la seguridad del hogar.

Los bajos salarios y jubilaciones, las penurias para alimentarse, la escasez de viviendas y transporte centraron los criterios expresados en esas reuniones, convocadas originalmente para discutir el discurso de Raúl Castro el 26 de julio del año que termina.

El proceso inició en los núcleos del Partido Comunista y organizaciones de masas asociadas a la única entidad política legal y luego se extendió a citas comunitarias organizadas por los Comités de Defensa de la Revolución.

Como de una Caja de Pandora emergieron la imposibilidad de hospedarse en hoteles y de comprar o vender automóviles, el deplorable estado de los hospitales, la ineficiencia de los servicios estatales, el burocratismo y el desvío de recursos.

Los medios de comunicación oficiales se abstuvieron de publicar detalles de estas consultas que arrancaron a raíz de que Raúl, al mando desde julio de 2006 por la enfermedad de Fidel Castro, quebrara lanzas contra viejos y nuevos males de la isla caribeña.

En su discurso en el 54 aniversario del asalto al Cuartel Moncada, el hermano menor de Castro, quien estuvo ausente, fue inequívoco al reconocer que Cuba no ha salido aún del periodo especial (crisis económica).

También advirtió la necesidad de aumentar la producción de alimentos mediante ajustes estructurales en el sector agrícola, demandó nuevos enfoques y señaló que había que "transformar concepciones y métodos superados por la vida", en un insólito mensaje de apertura.

Raúl Castro, un general de 76 años que gobierna la isla desde el 31 de julio de 2006, advirtió empero que los cubanos no deben hacerse "muchas ilusiones" de que los miembros del gobierno sean "magos" y vayan a resolver los problemas.

Aunque la prensa extranjera careció de acceso a las reuniones convocadas por las organizaciones oficiales de masas en barrios y centros de trabajo, los temas abordados trascendieron a través de algunos de sus participantes.

Además de las penurias de alimentación, vivienda, transporte y salarios insuficientes, algunos plantearon la necesidad de establecer una sola moneda, repartir beneficios de las empresas entre los trabajadores y dar a cooperativistas la tierra improductiva.

El problema de la alimentación se centró en que la cuota normada a través de una canasta familiar subsidiada sólo cubre un tercio de las necesidades y el resto se debe adquirir en los mercados de libre oferta y demanda o las tiendas en divisa con elevados precios.

A estas últimas concurre un sector de la población que en los años 90 se benefició de la apertura al turismo y la inversión extranjera, así como de la entrada de remesas del exterior, calculadas en más de 980 millones de dólares en 2006.

La Oficina Nacional de Estadísticas señaló que, en 2006, el salario medio fue de 387 pesos mensuales (unos 18 dólares).

La reducción de subsidios también erosionó el presupuesto familiar. Las tarifas del transporte interprovincial

You must be logged in to post a comment Login