Elvira Arellano planea encabezar marcha en EU

Por Flavia Irene Rodríguez
Notimex

Chicago.- La activista mexicana Elvira Arellano, deportada hace cuatro meses de Estados Unidos, planea encabezar una marcha conmemorativa del movimiento inmigrante el primero de mayo en Washington.

"Si eso se requiere para impulsar de nuevo la lucha por la legalización, estoy dispuesta a enfrentar las consecuencias", expresó en entrevista telefónica con Notimex.

No obstante, prefiere mantener en reserva los detalles de esta decisión, que aún tiene que analizar sobre su conveniencia.

Por ahora, la michoacana se dedica a recolectar firmas de apoyo al reclamo de cese a las redadas y deportaciones, que de no ser ella quien las lleve hasta el Congreso, sería su hijo Saúl el encargado.

Elvira, quien se escucha feliz en su nueva vida, ya se adaptó a las incomodidades de la modesta casa que comparte con sus padres en el poblado San Miguel, en el occidental estado mexicano de Michoacán.

Este martes, su hijo Saúl cumple ocho años y recibirá como regalo una bicicleta que ya le compró con el dinero que le enviaron sus madrinas desde Chicago.

Además de sus numerosos primos, el pequeño tendrá como invitados a reporteros de una televisora de Washington, con quien compartirá los tacos de tripa (vísceras) que le guisará su mamá y romperá su piñata.

"Mi hijo está contento, aunque ha sido difícil para él la escuela, ya que no sabía escribir ni leer bien en español, pero la libertad que tenemos aquí, sin ser tratados con racismo, la disfrutamos mucho", dijo.

Arellano se indigna al saber que hay quienes afirman en Chicago que ella se benefició del movimiento pro inmigrante y ahora disfruta de lujos y comodidades.

"Eso no es cierto, yo vivo con mis padres, y me mantengo de una columna que escribo semanalmente para un periódico de Nueva York y de lo que me envía mi iglesia (donde estuvo refugiada)", agregó.

En cuanto a los estudios de Saúl, comentó que el niño recibe una beca de la iglesia metodista San Adalberto, "ningún político me ha dado nada, ni me han ofrecido candidaturas de ningún partido".

Elvira cumple una apretada agenda de invitaciones, las cuales acepta pidiendo sólo el pago del transporte y en ocasiones del hospedaje.

En los próximos días atenderá compromisos en la Ciudad de México y Puebla, pero ahora piensa viajar con Saúl, que estará de vacaciones, y regresar a su pueblo a fin de pasar la Navidad con sus padres.

Dijo que sigue recibiendo correo y ayuda de mucha gente de Chicago, que en México la tratan bien y cuando las personas la reconocen en la calle accede a platicar con cualquiera, porque sigue siendo una persona sencilla.

"Nunca busqué esta fama, sólo quería salvarme a mi y a mi hijo, pero le agradezco a Dios que me ha permitido ser parte de una lucha importante", expresó, antes de concluir la llamada.

El pasado 20 de agosto, la activista mexicana fue deportada a México, luego de permanecer durante más de un año refugiada en una Iglesia de Chicago y tras ser arrestada en Los Angeles.

El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) indicó que la mujer fue deportada en cumplimiento de una orden de 1997, cuando fue detenida por primera vez al cruzar la frontera hacia Estados Unidos, y enviada de regreso a México.

Años después, fue arrestada por segunda vez en un operativo federal antiterrorista efectuado en 2002, cuando trabajaba limpiando aviones comerciales en un aeropuerto de Chicago.

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login