Oposición boliviana pide veedores extranjeros para dialogar con el gobierno

LA PAZ (AFP) – Los prefectos opositores, a quienes el presidente Evo Morales propuso reunirse para buscar una salida concertada a la crisis política y regional boliviana, exigieron garantías para el encuentro, incluyendo la presencia de veedores internacionales.

Las autoridades regionales de Santa Cruz, Cochabamba, Tarija, Beni y Pando, cuyos territorios ocupan el 67,5% del territorio boliviano y producen el 80% del Producto Interno Bruto, han aceptado la invitación presidencial al diálogo, aunque están escépticos sobre los alcances de la cita.

El mandatario indígena llamó a dialogar en La Paz con agenda abierta, tras la decisión de estas cinco -de las nueve regiones de Bolivia- de ir a referendos populares para aprobar sus autonomías, una suerte de descentralización que el gobierno ha definido como “secesionismo”.

El poderoso prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, afirmó este miércoles al matutino La Razón que no se debería ir a un diálogo con el poder Ejecutivo si el presidente Morales no está dispuesto a conceder las autonomías, que estos departamentos consideran un derecho tras un referendo en la materia en julio de 2006.

“Deberíamos dejarnos de hipocresías y mentiras. Si el presidente y el MAS (Movimiento Al Socialismo, partido oficialista) están dispuestos a reconocer las autonomías, con todo gusto vamos a ir”, afirmó Costas.

Según el funcionario, cabeza visible de la radical oposición política y empresarial al régimen de La Paz, es necesario “acuerdos previos y que haya garantes de ese acuerdo para que esto no sea una vez más un encuentro de sordos”.

De acuerdo con el prefecto de Santa Cruz, esta posición es compartida por sus colegas de derecha y centroderecha Manfred Reyes Villa (Cochabamba), Mario Cossío (Tarija), Ernesto Suárez (Beni) y Leopoldo Fernández (Pando).

Además de reconocerse las autonomías territoriales y llamarse a veedores internacionales que podrían ser los embajadores de la Unión Europea, el prefecto Costas dijo que el gobierno debería ceder en su intención de impulsar su Carta Magna, aprobada en la Asamblea Constituyente, sin consenso con la oposición ni debate.

Costas declaró que el poder Ejecutivo debería afirmar que la nueva Constitución -que en su opinión “es una farsa”- no va a seguir adelante.

La posibilidad de una presencia de diplomáticos europeos como observadores del diálogo gobierno-regiones fue pedida días atrás por el secretario General de la prefectura de Cochabamba, Erick Fajardo.

Según el funcionario, el embajador de Holanda en Bolivia, Martin de la Bey, “es el encargado de gestionar los acercamientos”, aunque el vocero de la Presidencia, Alex Contreras, afirmó que el único “observador” debería ser el pueblo que conozca el diálogo en una transmisión “de cara al pueblo” por los medios masivos de difusión que quieran hacerlo.

De no producirse el diálogo, el estatal Defensor del Pueblo, Waldo Albarracín, afirmó que el riesgo de confrontación interregional es una posibilidad latente.

Albarracín y una docena de organizaciones sociales han clamado a autoridades gubernamentales y prefectos a conversar, pues el clima de beligerancia se ha manifestado en agresiones físicas de corte racista en Santa Cruz contra migrantes andinos y en La Paz de presuntos militantes oficialistas contra vecinos que oraban por la pacificación del país.

You must be logged in to post a comment Login