A 20 años de invasión de EEUU, panameños siguen divididos sobre su alcance

PANAMA (AFP) – La invasión militar norteamericana que el 20 de diciembre de 1989 puso fin al régimen del general Manuel Antonio Noriega aún divide a los panameños, sobre todo en lo que atañe al número de víctimas que provocó.

El presidente de la Asamblea Nacional, el diputado Pedro González, aseguró este jueves que no "está claro" el número de muertos que hubo durante la intervención militar, porque oficialmente se reconocen 255 muertos y grupos de derechos humanos dicen que son entre 2.000 y 4.000.

Estados Unidos que envió a 26.000 soldados para derrocar al general Noriega sólo tuvo 23 bajas, según las cifras oficiales de Washington.

"Han querido lanzar un manto de olvido a lo que ocurrió aquel 20 de diciembre de 1989" y esto "so pretexto de mantener la mejor relación con Estados Unidos, lo que me parece injusto con todos los panameños y panameñas que todavía hoy yacen en fosas comunes", dijo González.

Para el ex vicepresidente Guillermo Ford, en cambio, la cifra correcta es la oficialmente registrada hace 18 años, y dijo que Noriega y los civiles que lo apoyaron fueron "responsables" de la tragedia.

Un censo de la iglesia católica de 1990 reveló la muerte de 655 personas (314 militares y 341 civiles), mientras que el Comité Panameño por los Derechos Humanos registró en un informe de la época 556 muertos y 93 desaparecidos.

Las estimaciones más altas las hacen el Comité Popular de los Derechos Humanos y la Asociación de Familiares de Víctimas, que han elevado el número de víctimas a fatales a entre 2.000 y 4.000, para lo que, sin embargo, no han aportado evidencias.

"Hay que abrir una investigación para saber cuál fue el número real de muertos porque se manejan muchas cifras" dijo la socióloga Maribel Jaén.

Jaén, quien preside la comisión de Justicia y Paz de la Iglesia Católica, coincidió con González en que la operación Causa Justa "fue terrible".

Aurelio Barría, líder de la Cruzada Civilista -movimiento civil que combatió al régimen militar y al General Noriega- expresó que a pesar de las víctimas y las dudas en las cifras, "Noriega sigue preso y Panamá recuperó su atractivo, sustituyendo las bases militares de Estados Unidos por centros productivos y logrando un crecimiento del 9%".

El empresario Ricardo Martinelli, presidente del opositor Partido Cambio Democrático (CD-derecha) considera "lamentable la pérdida de vidas, pero para una mayoría de los panameños la fecha significó una liberación porque se restauró la democracia".

Un sobreviviente del barrio popular de El Chorrillo, Trinidad Ayola, lamentó que para muchos panameños "el fin justifica los medios" y pidió se investigue si se enterraron panameños en fosas comunes, o se lanzaron cadáveres al mar.

Desde hace 15 años, los familiares de 272 muertos en El Chorrillo interpusieron una demanda contra Estados Unidos por 2.000 millones de dólares en la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, de la cual se sabe poco.

You must be logged in to post a comment Login