Arbol de Navidad ha sido símbolo de renovación por 14 siglos

El Arbol de Navidad, que hoy se adorna con esferas, ángeles y luces de colores, y que es signo del encuentro entre el hombre y lo sagrado o divino, se ha convertido, desde su origen, en la Alemania del siglo VII, en uno de los símbolos más representativos de esta época del año en gran parte del mundo.

Es sabido que sociedades como la egipcia, la romana y las nórdicas contaban desde antes con leyendas y tradiciones que hacían referencia al culto al árbol como símbolo de vida, vinculado a sus religiones, aunque relacionadas con el solsticio de invierno o la noche más larga del año.

Sin embargo, registros orales y documentales coinciden en que fue en las aldeas del norte de Alemania, donde surge esta tradición, basada en la creencia de que un árbol gigantesco sostenía al mundo y que en sus ramas estaban sostenidas las estrellas, la Luna y el Sol (lo que explica la costumbre de ponerle luces).

El árbol, además, era símbolo de vida, pues no perdía su follaje en una época en que casi toda la naturaleza estaba muerta, de ahí que en algunas casas de países nórdicos en el invierno se cortaban algunas ramas y se le decoraba con pan, fruta y adornos brillantes, para que alegrara la vida de los habitantes, mientras duraban los crudos inviernos.

Luego esas creencias adquirieron un sentido cristiano, cuando un misionero británico comprende la fuerza de esta creencia, considerada pagana, y la adopta para recordar el nacimiento de Jesucristo.

Así, los aldeanos alemanes se convirtieron en los primeros que comenzaron a buscar árboles verdes, por lo general abetos, para tenerlos dentro de sus casas en la época decembrina, como un símbolo de renovación de las condiciones sociales y de esperanza para mejorar la producción agrícola.

El Arbol de Navidad fue adornado primero con manzanas, avellanas y algunos objetos hechos de madera; se iluminaba con pequeñas velas elaboradas ex profeso para esa fecha, pues representaban la luz ante la llegada del Niño Jesús.

Al mismo tiempo que se adornaba el árbol, los pobladores alemanes preparaban una gran comida con pasteles, galletas y vino, para estar listos espiritualmente.

En ese entonces, preparaban para la Navidad y cada domingo de diciembre se prendía una vela de adviento, como muestra de renovación de una nueva época.

La tradición alemana indica que cuando a una familia no le era posible hacer una corona con ramas frescas, preparaba una vela gruesa que adornaba para la ocasión.

En el caso de la corona, ésta era manufacturada con ramas entrelazadas de abeto o pino, y se adornaba con piñas, hongos rojos, listones o cintas del mismo color, además de cuatro velas de color rojo o amarillo, que se encendeían una a una durante los cuatro domingos anteriores al 24 de diciembre.

La corona o vela de adviento era colocada sobre la mesa principal de la habitación familiar o puede colgarse en algún lugar especial de la casa.

El día de la Navidad se colocaba comida en una mesa principal y antes de cenar se entregaba a los niños avellanas, nueces, juguetes y otros objetos, como pirámides luminosas, a fin de propiciar un espíritu de alegría.

Después de que el culto se arraigó en las aldeas alemanas pasó a otros países europeos, como Suiza, Francia, Inglaterra y España, hasta que a principios del siglo XVIII se introdujo a Estados Unidos, probablemente a causa de los inmigrantes alemanes, donde la tradición se enriqueció.

Su llegada a México se considera alrededor del siglo XVII, cuando florece una serie de costumbres para el período navideño, como la

You must be logged in to post a comment Login