Oposición en El Salvador a nuevo envío de tropas a Irak

SAN SALVADOR (AFP) – El envío de un nuevo grupo de soldados salvadoreños a Irak en 2008, anunciado por el presidente Elías Antonio Saca, ha dividido nuevamente a El Salvador, donde la izquierda y la Iglesia Católica se oponen rotundamente a la presencia militar en ese país.

“Esto es algo de no acabar, creemos que seguir enviando tropas a Irak es algo innecesario, el país no puede seguir siendo complaciente y estando en línea con las políticas ocupacionistas de Estados Unidos, pues el saldo que ha pagado el país por ello es alto”, dijo el diputado izquierdista Humberto Centeno.

Centeno, legislador del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), recordó que El Salvador, que ha mantenido tropas en Irak desde agosto de 2003, ha sufrido la muerte de cinco militares, la última de ellas fue la de un oficial, el capitán Argelio Soto Ochoa.

A mediados de octubre de 2006, el capitán Soto Ochoa, murió en una emboscada rebelde en la provincia iraquí de Al kut, y otros cuatro militares salvadoreños resultaron heridos.

La tropa salvadoreña, además de las bajas, ha sufrido una veintena de heridos.

“Todas esas bajas no bastan al gobierno para dejar Irak y se amparan diciendo que todo soldado esta conciente de los riesgos que conlleva ser militar, pero los soldados nuestros juran dar su vida pero por su país, no por otro ni por pedido de otro como Estados Unidos”, reclamó Centeno.

Actualmente se encuentra en Irak un contingente de 280 soldados salvadoreños agrupados en el noveno contingente del denominado Batallón Cuscatlán, quienes deberían regresar a su país en febrero, tras ser relevados en suelo iraquí por un décimo contingente de otros 280 militares de El Salvador.

“Como iglesia no nos gustaría ver a ningún salvadoreño en Irak pues el riesgo es enorme, pero el gobierno tendrá sus razones para enviar soldados, pero no compartimos que haya compatriotas en ese país por el peligro que representa a su seguridad”, señaló el arzobispo de San Salvador, Fernando Sáenz.

Por su parte, el presidente de la no gubernamental Comisión de Derechos Humanos (CDHES), Miguel Montenegro, señaló que el gobierno del presidente Antonio Saca, envia más soldados “nada más (para) seguir obteniendo favores de Estados Unidos”.

“La situación en Irak no es fácil, basta con ver los constantes atentados, y es cierto que la población iraquí tiene problemas, pero eso no nos corresponde cuando en nuestro mismo país hay también gente que necesita una casa o una nueva escuela”, remarcó Montenegro.

Recientemente una delegación del alto mando de la Fuerza Armada salvadoreña, encabezada por el ministro de Defensa, general Otto Romero, visitaron a la tropa en Irak y se reunieron con dirigentes políticos de ese país para evaluar el trabajo de la tropa salvadoreña.

El miércoles, el jefe del Comando Sur de Estados Unidos, almirante James Stavridis, efectuó una visita a El Salvador y se reunió con el presidente Saca para agradecer el envío de la tropa a Irak y entregó un reconocimiento a la Fuerza Armada por la labor del batallón Cuscatlán.

El Salvador es el único país latinoamericano con tropas en Irak.

Se prevé que este jueves, el gobierno salvadoreño envíe al Congreso un proyecto de decreto para que autorice el envío de más soldados a Irak durante todo 2008.

You must be logged in to post a comment Login