Paraguay enfrentará en 2008 un año electoral lleno de incertidumbre

Por Serafín Soto
Notimex

Asunción.- Los paraguayos acudirán en 2008 a unas elecciones presidenciales rodeadas por una gran incertidumbre ante la atomización de las fuerzas políticas, una posible alternancia en el poder después de seis décadas y un escaso desarrollo económico.

El presidente de Paraguay, Nicanor Duarte, terminará su gobierno en agosto próximo y dejará el país con una situación social precaria, elevador índices de corrupción y una creciente emigración de personas en busca de mejores condiciones de vida.

Las fuerzas políticas llegarán divididas a las elecciones generales, en las cuales será renovado además el Congreso, pues el oficialista Partido Colorado tiene dos precandidatos presidenciales fuertes y la oposición aparece dividida con varios aspirantes.

El ex congresista por el partido Encuentro Nacional, Luis Mauro, dijo a Notimex que "los desafíos para el próximo año y los siguientes son enormes. En estas casi dos décadas de gobiernos democráticos se perdió tiempo en electoralismo".

El ahora asesor de la Justicia Electoral recordó que han existido múltiples procesos electorales internos y de partidos políticos y eso fue desgastando a la ciudadanía, "que ha sido un gran ausente en los últimos sufragios, tanto partidarios como nacionales".

El Partido Colorado, que ha ganado todas las elecciones nacionales desde 1947, tiene como principales aspirantes presidenciales al ex vicepresidente Luis Castiglioni y la ex ministra de Educación, Blanca Ovelar, quien tiene el respaldo de Duarte.

La oposición sigue, por su parte, sin ponerse de acuerdo sobre la creación de una gran alianza opositora en busca de sacar del poder a los colorados y sólo el ex obispo Fernando Lugo lanzó su postulación, lo mismo que el empresario conservador Pedro Fadul.

El general en retiro Lino Cesar Oviedo irrumpió en la carrera presidencial en septiembre pasado tras ser absuelto de culpa en el magnicidio del vicepresidente Luis María Argaña en 1999 y una matanza de estudiantes en ese mismo año.

El Tribunal Superior de Justicia Electoral convocó a elecciones el 20 de abril de 2008, cuando unos dos millones de paraguayos estarán habilitados para designar presidente, vicepresidente, senadores, diputados, gobernadores y miembros de juntas departamentales.

El presidente Duarte dejará un gobierno con fuertes sospechas de actos de corrupción y una desgastada imagen política luego que intentó reformar la Constitución para competir por la reelección y ha realizado una abierta campaña por candidatos colorados.

Los primeros cuatro meses de 2008 estarán copados por la actividad electoral de cara a los comicios de abril, para dar paso después a tres meses de transición y luego el inicio de una nueva administración de cinco años.

Duarte pretende imponer la continuidad de su grupo político a través de Ovelar y de su propia elección como senador del Partido Colorado, aunque hasta el momento existen dudas sobre la posibilidad legal que pueda postularse al Congreso sin abandonar su actual cargo.

El Partido Colorado ha estado en el poder desde 1947, incluyendo los casi 35 años de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), y ha ganado todas las elecciones después de la caída del extinto tirano.

Los colorados, de acuerdo con analistas políticos, han encabezado regímenes muy cuestionados, con escasas mejorías en lo político, social y económico, dejando un legado con crecientes índices de pobreza, desigualdad y est

You must be logged in to post a comment Login