Bendicen a Mauricio Funes

Cuando todo mundo creyó que la presentación de Mauricio Funes, candidato presidencial salvadoreño por el FMLN estaba por concluir en la Iglesia Metodista Unida Wesley de Washington, llegó la sorpresa.

Y el más sorprendido fue el mismo Funes, quien a petición del reverendo Edgar Palacios, de la Iglesia Bautista Calvary —que ofrecía un discurso— lo hizo sentar en una silla especial para darle "la bendición" que lo lleve a la silla presidencial de su país.

Pero el reverendo Palacios pidió que otros religiosos —que estuvieron presentes durante el evento de más de dos horas— también se unieran al inesperado ritual. Y así lo hicieron.

"Queremos ratificar que su discurso sea un compromiso con Dios y con el pueblo", le dijo Palacios al sorprendido y sonrojado candidato mientras el público asistente —más de doscientas personas en su gran mayoría salvadoreños— aplaudían efusivamente.

Se unieron al espontáneo ritual el sacerdote Vidal Rivas de la Iglesia Epicopal San Lucas de Bladensburg, Maryland; el reverendo Whit Hutchison de la Iglesia Metodista Unida de Washington; los sacerdotes franciscanos Carlos y Moisés de la Iglesia del Sagrado Corazón, la ex monja de la orden Maryknoll, Sally Hanlon y otros pastores de la
región metropolitana.

Antes de la ceremonia de bendición y compromiso Funes recibió un presente por parte de un grupo de niños que usaron símbolos del partido de izquierda.

Durante el evento destacó la presencia de un buen número de elementos de seguridad del mismo partido —unos con chaquetas, boinas rojas y barbados— que no permitieron acercarse mucho al candidato ni siquiera para tomar una foto.

Un hijo de Funes fue asesinado en París, Francia pocos días antes que él fuera proclamado candidato presidencial el 11 de noviembre, y esa es una de las razones por las que se tomaron algunas precauciones, dijeron los organizadores.

Debido a que el evento inició con más de una hora de retraso las decenas de personas que al finalizar hicieron fila para tomarse una foto con el candidato "se quedaron con los colochos hechos", dicho en buen salvadoreño.

Funes se disculpó porque tuvo que salir de prisa para el aeropuerto para regresar a su país la madrugada del jueves.

"Será en otra ocasión que él se tomará una foto con ustedes", decían muy apenadas las organizadoras Sonia Umanzor y Karla Ramos.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login