Fujimori pide perdón pero excluye responsabilidad de matanzas en su gobierno

LIMA (AFP) – El ex presidente Alberto Fujimori pidió este viernes disculpas aunque sin asumir la responsabilidad por las matanzas perpetradas durante su gobierno, en el juicio que se le sigue por violación de derechos humanos en Perú.

“Yo sí pido disculpas, ahora que estamos en este proceso, a todas esas víctimas, realmente, tanto aquellas producidas por las fuerzas del orden como por Sendero Luminoso (SL, maoísta) y el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA, guevarista)”, dijo.

Fujimori luego agregó: “a mí me dolía en el alma (saber de las matanzas), he visto personalmente cuántos casos”.

Sin embargo, sus disculpas fueron rechazadas por los familiares de las víctimas de las matanzas del vecindario Barrios Altos y de la Universidad La Cantuta, en 1991 y 1992, perpetradas por el grupo paramilitar Colina, formado por militares, que dejaron 25 muertos.

“De ninguna manera podemos aceptar ese gesto hipócrita del ex presidente”, dijo Gisela Ortiz, portavoz de los familiares de los agraviados.

Lo que buscamos, añadió, es que haya sanción y que la justicia se encargue de determinar el nivel de culpabilidad de Fujimori en ambos casos.

Ortiz subrayó que el ex mandatario fue mezquino porque ni siquiera mencionó la palabra “perdón” sino que prefirió pedir “disculpas”, al subrayar que a los familiares de las víctimas no los mueve el deseo de venganza sino el de justicia.

“Fujimori tuvo quince años para pedir perdón, sin embargo no lo hizo y por el contrario premió a los autores de esas matanzas dándoles una ley de perdón”, enfatizó al aludir a la amnistía que firmó Fujimori en 1995 y que dio libertad a los integrantes de ese escuadrón de la muerte que habían sido condenados por la justicia militar.

“Ninguna palabra forzada después de tanto tiempo les va a devolver la vida a nuestros familiares asesinados por el Grupo Colina”, añadió.

Ortiz dijo que la táctica de Fujimori en el proceso es recordar los acontecimientos de su gobierno que le conviene, pero que sufre de amnesia cuando se trata de los crímenes cometidos desde el Estado por las fuerzas militares.

La congresista Keiko Fujimori, hija del ex mandatario, subrayó que su padre al pedir disculpas por los asesinatos cometidos por los militares lamenta lo ocurrido, pero “no significa que asuma responsabilidad”, subrayó.

“Es un gesto muy humano”, dijo.

En la sexta audiencia del juicio en su contra, Fujimori dijo que no podía negar que durante su gobierno (1990-2000) se produjeron excesos de parte de los militares pero que se produjeron fuera de su control, a pesar de que su directiva era enfrentar a la subversión dentro de la ley.

“Eran miles los casos de desapariciones y de muertes cometidas por ambos bandos, no los puedo recordar todos”, señaló.

Negó también que el haya ordenado las matanzas de los Barrios Altos y La Cantuta, hechos que admitió que fueron actos de violación de derechos humanos.

Preguntado sobre las razones que lo llevaron a dictar la ley que amnistió a los integrantes del Grupo Colina, sostuvo que con esa ley se buscaba “sellar la paz”.

Fujimori reconoció que la amnistía tuvo defectos y fue imperfecta y que “tal vez tuvo una mala concepción”, pero que su objetivo era conseguir un ambiente de paz luego que los principales líderes de Sendero Luminoso y del MRTA ya estaban presos.

El ex jefe de Estado es juzgado por los casos de Barrios Altos y La Cantuta y por dos casos de secuestro de opositores. El fiscal pide para él 30 años de cárcel.

Fujimori ya cuenta con una condena luego de que fue extraditado desde Chile el 22 de septiembre. El 11 de diciembre un tribunal lo sentenció en primera instancia a seis años de cárcel por haber ordenado el allanamiento ilegal de la residencia de la esposa de su ex asesor Vladimiro Montesinos.

You must be logged in to post a comment Login