Inician Acereros y Carneros actividad de penúltima semana de NFL.

Nueva York, 20Dic (Notimex).- Las cosas son muy diferentes a aquel 1980, para empezar los Carneros dejaron de ser de Los Angles para cambiar su morada a la ciudad de San Luis, donde en este 2007 viven una campaña mediocre después de tener tiempos gloriosos hace siete años cuando conquistaron el Súper Tazón XXXIV.

Pittsburgh vive un momento de cambio con Mike Tomlin como su head coach en su primera temporada al frente del equipo, luego de años brillantes con Bill Cowher como su entrenador, quien los llevó a la conquista del quinto anillo de Súper Tazón, al ganar el XLI.

Los Carneros con una marca perdedora 3-11 y en el último puesto de la División Oeste de la Conferencia Nacional, no tienen absolutamente nada que perder, pero si pueden complicarle mucho las cosas a los de "Negro y Oro" que buscan un lugar en la postemporada.

Después de dos derrotas consecutivas, los Acereros se vieron alcanzados en el liderato de la División Norte de la Conferencia Americana por los Cafés de Cleveland, con marca de 9-5, así que necesitan urgentemente del triunfo para poder aspirar a un sitio en playoffs.

Basados en su poderosa defensiva, la mejor de la NFL, los Acereros visitarán a los Carneros, quienes aún tienen jugadores de la calidad de Torry Holt, Isaac Bruce y Steven Davis, quienes pueden explotar en cualquier momento.

Pittsburgh es favorito para ganar el encuentro, pero saben que no deben confiarse pues los Cafés están a la expectativa y un triunfo de ellos combinado con un descalabro de los Acereros, pondría en verdadero predicamento a los hombres de Mike Tomlin.

El problema para el entrenador en jefe de los Acereros, es que tiene hombres importantes lesionados, como Troy Polamalu, líder de la nueva "Cortina de Acero", quien desde hace varias semanas está fuera de acción.

Además su quarterback, Ben Roethlisberger, ha sido duramente golpeado en las dos últimas semanas por Patriotas y Jaguares, así que su presencia en el emparrillado no es cien por ciento segura.

Han pasado 27 años, casi 28 de aquel recordado Súper Tazón XIV que se disputó un 20 de enero de 1980 en el Rose Bowl de Pasadena, California, donde los Carneros prácticamente jugaban como en casa y en el que estuvieron, por un momento, cerca de derribar a la legendaria "Cortina de Acero".

Terry Bradshaw fue el Jugador Más Valioso de aquel partido, que Pittsburgh ganó 31-19, aunque para muchos debió haber sido John Stallworth con sus 121 yardas en tres recepciones, una de ellas para touchdown el que recibiera este reconocimiento.

Y es que el "Divino Calvo" a pesar de sus 309 yardas en 14 pases completos de 21 intentos, sufrió tres intercepciones que pusieron en jaque a la dinastía que dominó la década de los 70.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login