Una mexicana asegura que dialoga telepáticamente con los animales

MÉXICO (AFP) – Daniela Camino, una mexicana de 37 años con una maestría en antropología, decidió seguir los dictados de su corazón y entregó su vida a una poco conocida cualidad, la de comunicarse telepáticamente con animales con los que, asegura, puede dialogar a través de una fotografía.

"Hice en Londres una maestría en antropología social, pero decidí escuchar a mi corazón con seriedad y por eso ahora me dedico solo a esto", comenta a la AFP Daniela, quien se presenta como "comunicadora" con los animales.

La comunicación telepática con los animales es poco conocida, pero en Estados Unidos y Europa existe una red de "comunicadores", mientras que en América Latina destacan, uno en Brasil y otra en México, Daniela.

Esta joven mexicana, madre de dos niños que conviven con un perro y una tortuga, estudia desde hace más de 15 años terapias alternativas, mientras que como antropóloga ha trabajado con grupos indígenas.

Cuando estaba en un proyecto con indígenas de la sierra de Oaxaca (sureste), Daniela asegura que experimentó su primera comunicación con un animal, un cerdo que sería sacrificado al día siguiente.

"Me acerqué a un establo donde había dos cerdos y a uno de ellos realmente lo vi con una enorme apertura y pensé: ‘¡qué ser tan hermoso, tan inteligente!’ Realmente percibí que dialogó conmigo", añade Daniela, que tenía 22 años cuando vivió esa experiencia.

"Al día siguiente mataron al cerdo, fue horrible, lo escuché con terror, dejé de comer carne de cerdo y luego me hice vegetariana. Fue una ventanita para sentir la presencia de otro ser", explica.

Interesada en los derechos de los animales, Daniela encontró literatura sobre la comunicación telepática con los animales y empezó a "entrenarse" en este terreno.

El diálogo con los animales, indica, tiene muchas técnicas que se perfeccionan y en su caso basta con una fotografía enviada por internet y datos y preguntas sobre los animales para establecer la comunicación, por la que cobra 28 dólares.

Martha Anaya, periodista de 46 años, consultó a Daniela sobre sus dos perros, ‘Corazón’, un cocker macho, y ‘Briah’, una perra callejera que recogió.

"Fue impactante porque me dijo en palabras la comunicación que tengo con ‘Corazón’, la paz que siento a su lado. Daniela me dio detalles de mi vida que ella no conocía y que ‘Corazón’ le transmitió", explica Martha.

Como periodista, Martha se dice también sorprendida por la diferencia en el lenguaje de ambos perros porque el de ‘Corazón’ expresa "un discurso casi filosófico’ y el de ‘Briah’ es muy elemental y cargado de temor".

"Cuando a ‘Briah’ le preguntaron qué es ella para mí, la perra respondió: ‘soy su princesa’. Y así le digo, mi princesita", añade Martha.

Carlos García, contador público de 46 años y que consultó a Daniela sobre la perra de su hermano, ‘Niki’, una golden, también se declara "sorprendido" por los detalles.

"Daniela me dijo que ‘Niki’ percibe en mi hermano un olor, que tenía que ver con un estupefaciente. Y en efecto, mi hermano tiene un problema de adicción", dice Carlos.

En contraste, Alberto Landetta, médico de 40 años y que consultó sobre su perro ‘Aslan’, un macho gran danés, se muestra poco sorprendido de esta experiencia.

"Siento que yo puedo mantener una comunicación

You must be logged in to post a comment Login