Dopaje toma sitio preponderante en 2007

Por Enrique Margarit

México.- Aún cuando el dopaje no es un tema que sea desconocido, desafortunadamente en este 2007 este rubro acaparó grandes titulares y atrajo la atención de los medios de comunicación tanto a nivel nacional como internacional.

En el plano nacional, gran revuelo se armó al darse a conocer que siete deportistas mexicanos que representaron a nuestro país en diversos certámenes internacionales dieron positivo en los exámenes antidopaje que se les realizaron.

En el plano internacional, el escándalo fue mayúsculo cuando tras varios meses de investigación, la velocista estadounidense Marion Jones finalmente aceptó haber usado sustancias prohibidas en la época en la que ganó cinco medallas, tres de ellas de oro durante el transcurso de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000.

En una conferencia de prensa, la estadounidense al ver que las investigaciones estaban muy avanzadas y que en ellas demostrarían su culpabilidad en cuanto al uso de sustancias que le ayudaron a mejorar el rendimiento, finalmente optó el pasado 5 de octubre por dar una conferencia de prensa y aceptar que se dopaba.

Esto trajo como consecuencia que en sesión efectuada hace unos días en la sede del Comité Olímpico Internacional (COI) se le despojara de las preseas áureas que logró en las pruebas de 100, 200 y relevo 4×400, así como las medallas de bronce que obtuvo en salto de longitud y relevo 4×100.

Pero el estupor de los amantes del deporte en general no se quedaría ahí, pues varias semanas después el senador George Mitchell dio a conocer el resultado de la investigación que efectuó sobre el uso de esteroides anabólicos, así como otras sustancias prohibidas, por parte de los jugadores del beisbol de Grandes Ligas.

En el documento que el legislador estadounidense hizo público y que consta de 409 páginas, se confirma lo que por muchos años se sospechaba y se sabía, pero que nadie quería admitir era verdad, que muchos peloteros de la "Gran Carpa" recurrían a los esteroides anabólicos o a otra sustancia como al hormona del crecimiento para mejorar su desempeño.

Mitchell al hacer públicos los resultados de sus pesquisas en las que invirtió 20 meses, también dio a conocer una lista de 85 jugadores, muchos de ellos activos y otros retirados ya de la actividad de Grandes Ligas que de acuerdo al documento usaban dichas sustancias.

En esta relación de peloteros de la Gran Carpa destacan nombres como el del jardinero de Gigantes de San Francisco, Barry Bonds, quien a pesar de que se le relaciona con el escándalo de la Compañía Balco, ha negado insistentemente en haber recurrido a esta práctica a pesar de que dicha empresa distribuía este tipo de sustancias a atletas de alto rendimiento.

Otros peloteros que también son mencionados en esa relación son el jugador de Cardenales de San Luis, Mark McGwire; el receptor de Mets de Nueva York, Paul LoDuca; el serpentinero abridor de Yanquis de Nueva York, Roger Clemens. Así como el pitcher zurdo Andy Pettitte tan sólo por mencionar a varios de los 85 jugadores mencionados en dicha lista.

En la relación entregada por el senador Mitchell resaltan los nombres de Mo Vaughn, quien fuera Jugador más Valioso, el parador en corto Miguel Tejada, el ganador del premio CY Young, el relevista Eric Gagne.

En el plano nacional, desafortunadamente México también tuvo su etapa oscura al darse a conocer resultados positivos en exámanes antidopaje, siendo siete los atletas tricolores que dieron positivo en diversos análisis que les hicieron.
{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login