México: Recuerdan indígenas con tristeza masacre de 1997 en Acteal

Acteal, Chis..- Indígenas miembros de la Sociedad Civil Las Abejas, de Chenalhó, recordaron con tristeza la masacre que segó la vida de 45 de sus compañeros el 22 de diciembre de 1997, en Acteal, cuando realizaban una jornada de ayuno y oración por la paz.

"Viven entre nosotros", dijeron los indígenas al encender 45 velas y nombrar a cada una de las víctimas para decir que su muerte no fue en vano, porque les sirve de motivación para continuar con su lucha por el reconocimiento de sus derechos.

Por su parte, el obispo Felipe Arizmendi Esquivel anunció que la diócesis de San Cristóbal de las Casas se une a las voces que siguen exigiendo justicia en la verdad, esclarecimiento definitivo de responsabilidades a los niveles municipal, estatal y federal.

"No lo hacemos por ánimos de venganza, sino porque la paz, el perdón y la reconciliación no se pueden asentar con estabilidad si no hay cimientos sólidos de verdad y de justicia", dijo en la homilía en el centro ceremonial que construyeron indígenas sobre las dos tumbas que contienen los restos de las 45 víctimas.

El prelado aclaró que su exigencia no entraña venganza, sino que "exigimos justicia, ahora y siempre, aquí y en todas partes, no movidos por presiones de una parte de la opinión pública, sino inspirados por la palabra de Dios".

Al dirigirse a los sobrevivientes y familiares de las víctimas, dijo que este hecho debe representar fortaleza para continuar unidos "y para que haya más vida y se fortalezca, es necesario, a los 15 años de su fundación -de Las Abejas- y a los 10 años de la masacre, revisar su caminar".

"Surgieron a partir de la palabra de Dios y es importante que no pierdan su raíz; su fuerza ha estado y estará siempre en la unidad. Que no se rompa la unidad fundamental dentro de una legítima pluralidad de opciones para mantenerse firmes ante el enemigo", dijo.

Por su parte, el presidente de la organización civil Las Abejas de Chenalhó, Diego López, aseguró que la paz aún no ha llegado a su municipio, y dijo que "los paramilitares tiene sus armas, todavía están allí amenazando a nuestros hermanos".

Pidió al gobierno su intervención para desarmar los grupos que, según ellos, aún operan en la región, así como castigo para quienes consideran autores intelectuales de la masacre.

Asimismo, anunció que hacen suyos los acuerdos que tomaron en el Encuentro Nacional contra la Impunidad y por la Justicia que realizaron los días 20 y 21 del presente mes.

Entre los acuerdos destacan la creación de una "Comisión de la verdad" que imparcialmente investigue los hechos sucedidos hace 10 años y la creación de un archivo histórico para contrarrestar lo que consideraron las mentiras que se dicen en torno a la masacre.

Los actos de conmemoración iniciaron desde muy temprano, con el izamiento de la Bandera mexicana y de la paz; luego se realizó una peregrinación presidida por Arizmendi Esquivel desde la entrada del pueblo hasta el centro ceremonial.

Al llegar a la entrada del centro, los peregrinos bailaron la "Danza del Caracol", que los indígenas han incorporado a sus celebraciones religiosas porque significa purificación y permiso de Dios para participar en los actos religiosos.

Luego los indígenas dieron la palabra a distintas organizaciones sociales y de derechos humanos, quienes se unieron a la petición de justicia y denunciaron el hostigamiento que sufren los defensores de los derechos humanos.

La conmemoración terminó con u

You must be logged in to post a comment Login