Obra de Juan Ramón Jiménez brilla en la literatura española.

El escritor español Juan Ramón Jiménez Mantecón, condecorado con el Premio Nobel de Literatura en 1956 y quien buscó la sublimación en sus obras imprimiéndoles belleza, sensibilidad y melancolía, siendo a la vez metafísico y abstracto, nació el 23 de diciembre de 1881.

Jiménez Mantecón nació en Moguer, Huelva, en el seno de una familia dedicada a cultivar uva y exportar vino. Fue hijo de Víctor Jiménez, castellano; y de Purificación Mantecón, andaluza.

Estudió la carrera de Derecho en la Universidad de Sevilla, aunque no la concluyó. Luego, en 1990, la muerte de su padre le causó una profunda depresión que le llevó al sanatorio Castell d"Andorte, en Le Bouscat, Burdeos.

Más tarde, en 1916, contrajo nupcias con Zenobia Camprubí en una iglesia católica de Nueva York; mientras que en 1931, la esposa del poeta sufrió los primeros síntomas de un cáncer que a la postre acabaría con su vida.

En 1946 el artista fue hospitalizado durante ocho meses por causa de otra crisis depresiva. En tanto, el 25 de octubre de 1956, la Academia Sueca le otorgó el Premio Nobel de Literatura. Tres días después moriría su esposa, pérdida que nunca superó.

Los poemas del nicaragüense Rubén Darío, así como la lectura de los simbolistas franceses, acentuaron la inclinación de Jiménez hacia la melancolía y en 1900 publicó sus dos primeros libros de textos: "Ninfeas" y "Almas de violeta".

La corriente modernista se percibió en sus primeras obras, seguido de lo inefable y refinado, con sutiles estados líricos. Con el tiempo, su estilo se hizo cada vez más depurado, sin dejar de ser al mismo tiempo metafísico y abstracto, como se aprecia en "Baladas de primavera" o "La soledad sonora".

"Diario de un poeta recién casado" (1917) es considerado como un uno de los grandes libros de la poesía española, el cual contiene ritmos inspirados en el mar, el verso libre, la prosa, sugerencias humorísticas e irónicas.

Le siguen "Eternidades" (1918), "Piedra y cielo" (1919) y uno de los puntos más altos de su poesía, "Estación total", un libro escrito entre 1923 y 1936, aunque no se publicó sino hasta 1946.

A "Platero y yo" (1917), texto en el cual fundió fantasía y realismo en las relaciones de un hombre y su asno, le debe gran parte de su fama universal. Es el libro español traducido a más lenguas del mundo, junto con "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha", de Miguel de Cervantes Saavedra.
Brilla. dos. Saavedra.

La crítica ha dividido su trayectoria poética en tres etapas: sensitiva, intelectual y última o verdadera.

De 1898 a 1915, la primera está marcada por la influencia de su compatriota Gustavo Adolfo Bécquer, el Simbolismo y el Modernismo; poesía emotiva en la que predominan descripciones de paisajes como reflejo del alma del poeta.

En esta encajan "Rimas" (1902), "Arias tristes" (1903), "Jardines lejanos (1904)", "Elegías" (1907) y "La soledad sonora" (1911), entre otras.

En la segunda, el afamado poeta se aleja del Modernismo en busca de una mayor depuración de la palabra, además de que desaparecen los ambientes nostálgicos, evocados y soñados, en favor de una realidad más concreta.

De acuerdo con los especialistas, en esta etapa se produce un hecho fundamental para su obra: el descubrimiento del mar como motivo trascendente, que simboliza la vida,

You must be logged in to post a comment Login