Consideran 2007 un año de recuperación para la diplomacia mexicana.

Por Juan Carlos Villarruel
Notimex.

México.- En materia internacional 2007 fue un año intenso para México, en el cual destacan la recomposición de la relación con Cuba y Venezuela, así como la Iniciativa Mérida que acordó con Estados Unidos para la lucha contra el crimen organizado.

La orientación general de la política exterior mexicana responde a la intención del presidente Felipe Calderón Hinojosa de que el país reconquiste espacios internacionales tanto en sus relaciones con otras naciones como en organismos internacionales.

Luego de un trabajo de varios meses, los gobiernos de México y Venezuela intercambiaron en agosto las solicitudes de beneplácito para nombrar como embajadores a Roy Chaderton Matos en este país y a Jesús Mario Chacón Carrillo en Caracas.

Ambos gobiernos aceptaron los nombramientos el 21 de agosto con lo que se inició una nueva era en las relaciones bilaterales, deterioradas durante el gobierno del ex presidente Vicente Fox Quesada, quien se confrontó con el presidente Hugo Chávez.

Aunque se trata de un trabajo que, de acuerdo con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), sigue en proceso, el propio Chaderton Matos señaló recientemente en entrevista que se trata de un "edificio sólido a prueba de sismos" que será muy alto.

En septiembre también tomaron protesta los representantes diplomáticos Gabriel Jiménez Remus, en la Habana, y Manuel Francisco Aguilera de la Paz, en este país. Con tal acción quedó superado el diferendo que desde el sexenio pasado enfrentó a México y Cuba.

La canciller Patricia Espinosa informó en algún momento que el ex embajador de Cuba en México, Jorge Bolaños, con quien ella mantiene una buena relación desde su trabajo en la ONU, fue uno de los artífices en la recomposición de las relaciones bilaterales.

Referente a los acuerdos llegados con Estados Unidos, el presidente de esa nación, George W. Bush, estuvo en México del 12 al 14 de marzo y fue recibido en Yucatán por Calderón, con quien sostuvo diversas conversaciones que derivaron en acuerdos importantes.

El tema central en dichos encuentros fue la seguridad tanto en México como en Estados Unidos y en los más de tres mil kilómetros de frontera común.

A partir de entonces comenzaron las pláticas para establecer una estrategia conjunta para el combate al crimen organizado, que se conoce como la Iniciativa Mérida, porque fue acordado en esa ciudad de Yucatán.

El 22 de octubre durante una conversación telefónica, ambos mandatarios se felicitaron tras establecer formalmente la Iniciativa Mérida y el jefe de gobierno estadunidense dio a conocer que solicitó al Congreso de su país un financiamiento especial para ese plan.

El proyecto se trata de una estrategia mediante la cual el gobierno estadunidense destinará importantes recursos económicos para dar apoyo técnico y de capacitación a México para la lucha contra el crimen organizado.

Ambos países dejaron claro que en ningún momento personal estadunidense ni civil ni militar participará directamente en operaciones en México y que el acuerdo sólo es de intercambio de información, respaldo tecnológico y capacitación de personal mexicano.

Sin embargo, 2007 no fue un año exento de reclamos a Estados Unidos, ya que durante estos 12 meses la cancillería envió por lo menos cuatro notas diplomáticas a Washington por agresiones contra mexicanos, incluida la muerte de c

You must be logged in to post a comment Login