Muro en la frontera causará más división interna en EU

Por Francisco Trujillo
Notimex

Dallas.- La ley que ordena la construcción de muros a lo largo de la frontera con México amenaza no sólo con dividir físicamente a dos naciones, sino también con provocar durante 2008 enfrentamientos dentro de este país.

Expertos y abogados señalaron que la oposición al proyecto es casi generalizada entre los residentes de las comunidades fronterizas y su postura los ha colocado en los últimos meses en un curso de colisión con las autoridades federales.

"El escenario está listo para el inicio de una batalla legal", dijo a Notimex Rebecca Webber, abogada de la Texas Rio Grande Legal Aid (TRLA), una organización que provee asesoría en forma gratuita a quienes se oponen a la edificación de las cercas.

"Una buena parte de la construcción del muro será decidida en las cortes", pronosticó Webber.

A lo largo del suroeste de Estados Unidos, la cruzada contra las barreras ha unido en un sólido bloque a líderes comunitarios, ecologistas, organizaciones no gubernamentales, iglesias, empresarios y funcionarios públicos, locales y estatales.

Los gobernadores de Texas y Nuevo México, Rick Perry y Bill Richardson, se ha pronunciado en contra, al igual que lo han hecho varios congresistas federales, decenas de jueces y comisionados de condados, así como alcaldes.

"La mayoría de la gente a lo largo de la frontera no desea la construcción del muro", aseguró a su vez el juez del condado de Cameron en Brownsville, Carlos Cascos.

"Estamos convencidos de que estas estructuras no detendrán la inmigración ilegal y serán sólo un factor de separación en nuestras comunidades", indicó.

En Texas, la primera batalla legal contra los muros será librada por unos 160 propietarios de terrenos ubicados en la margen norte del Río Bravo, que han desafiado al gobierno federal al negar el acceso a sus propiedades para la medición y planificación de las obras.

Ello provocó la entrega la primera semana de diciembre de un ultimátum y se les advirtió que tienen hasta mediados de enero próximo para permitir el paso del personal técnico del gobierno federal a sus lotes o enfrentarán una demanda legal.

La amenaza de las autoridades federales no se limita sólo a la obtención del permiso de acceso, sino que va mas allá, al señalar que de ser necesario el gobierno podría acudir a la corte para obtener también la adjudicación del terreno o de una parte.

En lo que parece ser ya un inminente enfrentamiento entre el gobierno federal y los propietarios de terrenos, ambas partes argumentarán que la ley está de su lado.

El Departamento de Seguridad Nacional está obligado por la ley conocida como Acta de Valla de Seguridad 2006, aprobada por el Congreso y firmada por el presidente George W. Bush, a instalar mil 150 kilómetros de muros a lo largo de la frontera con México.

La dependencia fue autorizada a utilizar muros, sensores, cámaras, satélites y otras tecnologías, además de personal para impedir la entrada ilegal de personas a territorio estadunidense.

La ley ordena construir 281 kilómetros de cercas entre Laredo y Brownsville; 81 kilómetros entre Del Río e Eagle Pass; 140 kilómetros entre El Paso y Columbus, Nuevo México; 577 entre Calexico, California, y Douglas, Arizona; y 35 en Tecate, California.

El Congreso aprobó mil 200 millones de dólares para la construcción de los muros en el presupuesto del año fiscal 2007 y se prevén otros mil 200 millones de dól

You must be logged in to post a comment Login