Mensaje de paz contra injusticia en bendición navideña

Por Andrés Beltramo Alvarez
Notimex

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI lanzó, en su bendición navideña, un mensaje de paz para el mundo y pidió que el nacimiento de Jesús consuele a cuantos se encuentran "en las tinieblas de la miseria, de la injusticia, de la guerra".

En su mensaje navideño Urbi et Orbi (a la ciudad y al mundo), el pontífice recordó a las "víctimas de sangrientos conflictos armados, del terrorismo y de las violencias de todo tipo que infligen inauditos sufrimientos a poblaciones enteras", y en particular "a los estratos más vulnerables, los niños, las mujeres y los ancianos".

El Papa pidió que el nacimiento de Cristo brinde esperanza a quienes ven negada su aspiración a una segura subsistencia, a la salud, a la instrucción, a una ocupación estable, a salir de toda opresión y al reparo de condiciones que ofenden la dignidad humana.

"Las tensiones étnicas, religiosas y políticas, la inestabilidad, las contraposiciones, las injusticias y las discriminaciones, que laceran el tejido interno de muchos países, afectan las relaciones internacionales", ponderó.

Deploró que en el mundo crezca cada vez más el número de migrantes, de refugiados, de desplazados, muchas veces a causa de calamidades naturales, consecuencia a menudo de preocupantes problemas ambientales.

En su mensaje, que pronunció ante más de 100 mil personas desde la Logia Central de la Basílica de San Pedro del Vaticano, el Papa se refirió especialmente a algunas regiones donde "retumba el fragor de las armas" como Darfur (Sudán), Somalia y el norte de la República Democrática del Congo, o los confines entre Eritrea y Etiopía.

Recordó también al Medio Oriente, en particular Irak, Líbano, Tierra Santa, así como a Afganistán, Pakistán, Sri Lanka y la región de los Balcanes, además de "tantas situaciones de crisis muchas veces olvidadas".

"Que el niño Jesús traiga alivio a quien está en prueba e infunda a los responsables del gobierno la sabiduría y el valor de buscar y encontrar soluciones humanas justas y duraderas", manifestó.

"Que no teman –agregó- los individuos de reconocerlo y de acogerlo; con él una espléndida luz ilumina el horizonte de la humanidad, con él se abre un día santo que no conoce atardecer. Que esta Navidad sea para todos verdaderamente un día de gozo, esperanza y paz".

La bendición Urbi et Orbi es el mensaje más importante que el líder máximo de la Iglesia Católica dirige al mundo durante el año, y se pronuncia sólo los días de Navidad y de Pascua.

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login