Navidad es la fecha más importante del mundo cristiano.

Aunque con discrepancias con respecto a la fecha exacta, en el mundo cristiano la Navidad es la fecha más importante del catolicismo, por ser el día del nacimiento de Jesús, y se celebra el 25 de diciembre.

La fecha ha causado controversia casi desde el inicio del cristianismo, pues no hay referencias históricas que lo avalen ni la Biblia precisa el día del nacimiento del Hijo de Dios, de ahí que algunas iglesias no católicas tienen otras fechas para el suceso.
De lo que no hay duda para los expertos e investigadores es que la Navidad, y hasta la víspera, es decir la Noche Buena (24 de diciembre), es la fecha más importante para los creyentes de Dios, seguida de la Semana Santa, de lo que México es un ejemplo claro. La fecha se celebra en la Iglesia Católica, la Anglicana, algunas otras protestantes y la Ortodoxa Rumana.

No obstante, otras iglesias ortodoxas festejan el acontecimiento el 7 de enero, ya que no aceptaron el calendario juliano que reformó el Papa Gregorio XIII.

Pero además, de acuerdo con historiadores la celebración debería suceder en primavera, pues según el Evangelio de Lucas Jesús nació en la época en la que los pastores cuidaban los rebaños al aire libre y el cielo estaba lleno de estrellas, por lo que es poco probable que ocurriera en invierno en el hemisferio norte.

El origen del festejo se tiene en las festividades que diversos pueblos de la antigüedad realizaban durante el solsticio de invierno, es decir desde el 21 de diciembre, alguna fiesta relacionada al dios o los dioses del Sol, como Apolo y Helios (en Grecia y Roma), Mitra (en Persia) o Huitzilopochtli (en Tenochtitlan), entre otros.

Así, el Imperio Romano celebraba el 25 de diciembre la fiesta del "Natalis Solis Invicti" o "Nacimiento del Sol invicto", asociada al nacimiento de Apolo, por lo que esa fecha fue considerado como día del solsticio de invierno. Conforme a los expertos, de esta fiesta pagana los primeros cristianos tomaron la idea del 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Jesucristo.

Además, otro festival romano llamado Saturnalia, en honor a Saturno, duraba unos siete días e incluía el solsticio de invierno, y a lo largo de la misma los romanos posponían todos los negocios y guerras, había intercambio de regalos y liberaban temporalmente a sus esclavos.

Dichas tradiciones se asemejan a las actuales tradiciones de Navidad y se utilizan para establecer un acoplamiento entre los dos días de fiesta.

Estas festividades fueron aprovechadas por el papa Julio I, quien para para hacer más fácil que los romanos pudiesen convertir al cristianismo sin abandonar sus celebraciones pidió en el 350 que el nacimiento de Cristo fuera celebrado en esa misma fecha.

De los festejos que las culturas han hecho en el solsticio, los mexicas celebraban durante el invierno el advenimiento de Huitzilopochtli, dios del sol y de la guerra, en un periodo que corresponde del 7 al 26 de diciembre del calendario occidental.

Tal coincidencia fue retomadas por los primeros evangelizadores, los religiosos agustinos, quienes promovieron la sustitución de personajes y así desaparecieron al dios prehispánico y mantuvieron la celebración, dándole características cristianas.

Cabe mencionar que en sus inicios, el cristianismo no festejó el nacimiento del Dios Salvador, y la evidencia más temprana se ubica cerca del año 200 d.C, con Clemente de Alejandría, cuando se le ubicó el 25 pachon, esto es 20 de mayo.

Para 221, en la obra "Chronographiai", Sexto Julio Africano popularizó el 25 de diciembre como la fecha del nacimiento de Jesús, y el Papa Julio I pi

You must be logged in to post a comment Login