Preocupa a aseguradoras cambio climático

Por Diana Domínguez Galván
Notimex

México.- El sector asegurador en el país anunció que una de sus prioridades para 2008 será la toma de decisiones en torno a las consecuencias del inminente cambio climático y su impacto en México.

Recientes siniestros naturales obligan a la industria a tomar previsiones, como el huracán Wilma en 2005 que representó el evento más costoso para los aseguradores en México con 19 mil millones 256 mil pesos, seguido por las inundaciones en Tabasco en noviembre pasado con daños aproximados por seis mil millones.

En el primer trimestre de 2007, compañías representadas en la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) dieron a conocer el Modelo de Riesgos Hidrometeorológicos creado con el Instituto de Ingeniería de la UNAM, para ajustar el costo de las primas al riesgo de las zonas geográficas.

Ese modelo permite fijar tarifas más exactas por cada zona de riesgo, calcular el reaseguro y contar con las reservas necesarias para enfrentar los peligros por fenómenos naturales, pues luego de Wilma en 2005, las primas por riesgos catastróficos aumentaron hasta en 200 por ciento.

De esta manera, en los lugares o zonas donde exista un mayor riesgo, sobre todo por las consecuencias del cambio climático en el país, la cobertura de seguros será más cara, lo que permitirá hacer frente a este tipo de eventos que se prevén cada vez más frecuentes.

El director general de la AMIS, Recaredo Arias, dijo a Notimex que el calentamiento global "es una realidad y nosotros para la convención del año que entra queremos concentrarnos mucho en la forma en que impactará a la industria y lo que tiene que hacer el sector asegurador para afrontarlo".

En México, el impacto este año fue a través de Dean en agosto, aunque el pago de primas por parte de las aseguradoras no fue tan elevado debido a la trayectoria del fenómeno natural.

El huracán Dean fue el primero en dos décadas en hacer impacto en tierra con categoría cinco, pero la zona de entrada fue poco poblada y boscosa, además de que perdió fuerza rápidamente.

En tanto, las recientes inundaciones en los estados de Tabasco y Chiapas impactaron de manera negativa al sector.

"No es claro que la formación de huracanes vaya en aumento, pero sí comienza a acumularse evidencia que apunta a una mayor intensidad de éstos", expone el estudio "Situación regional sectorial" del Servicio de Estudios Económicos de BBVA Bancomer.

Señala que 17 de las 32 entidades del país se ubican en la franja marítima, lo que representa zonas vulnerables con una población total de 47 millones de personas, es decir, 45 por ciento del total nacional.

El mayor grado de exposición corresponde a las poblaciones adyacentes a la costa, es decir, 182 en total, con una población de 12 millones de mexicanos.

En Chiapas, Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Yucatán, la mayoría de las ciudades tiene una población inferior a 10 mil habitantes y alto grado de marginación, donde la vulnerabilidad se incrementa por la escasa infraestructura de transporte y rutas de evacuación y una menor propensión al aseguramiento de bienes materiales y vida.

El director de la AMIS dijo que aunque el balance en 2007 es positivo comparado con las pérdidas que dejó Wilma en 2005, el próximo año "sí lo vemos como un reto, por todas las variaciones climáticas y hay una fuerte inquietud sobre lo que pasará al respecto".

A pesar

You must be logged in to post a comment Login