Activistas de Virginia asisten a discapacitados de El Salvador

Alrededor de 140 niños que son abandonados en hospitales, en las calles y hasta en basureros debido a que son discapacitados llevan una vida digna en el Hogar del Niño Minusválido Abandonado Padre Vito Guarato de San Salvador.

El centro funciona con la ayuda de “ángeles guardianes”, que les provee lo más necesario para subsistir, por lo que siempre necesitan cualquier aporte.

Algunos de estos ángeles de carne y hueso que desde hace siete años se hacen presentes es la Comunidad Unida de Chinameca (CUC) de la ciudad de Fairfax, que esta semana entregaron medicinas y alimentos al orfanatorio que funciona en Los Planes de Renderos, al sur de la capital salvadoreña y que dirige la madre Umbelina de Jesús.

“La Comunidad de Chinameca expresa su satisfacción por el vigoroso crecimiento obtenido ya que este es el séptimo año de entrega; pero sobre todo el poder experimentar la entrega de amor que tienen los niños con capacidades especiales”, destacó Francisco Castro presidente y fundador de CUC.

“En esta ocasión la ayuda que entregamos es diferente a la de otros años porque lo que más nos han solicitado son medicinas”, agregó Castro.

El Salvador es el país que compra y vende las medicinas más caras, según el Centro de Investigaciones y Desarrollo en Salud un organismo de la estatal Universidad de El Salvador (UES) que realizó una investigación a finales de 2006.

En algunos casos, señala el estudio, el precio es 480 veces más caro de lo que establece el Precio Internacional de Referencia (PIR) de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Como resultado más familias consumen medicinas naturales y quienes tienen alguna facilidad las compran en países vecinos como Nicaragua, donde los precios son mucho más bajos.

“Por ese motivo este año tres cuartas partes de los 9 mil dólares que destinamos es para la compra de medicinas y leche especial para niños pequeños”, explicó Castro quien no pudo integrar la delegación de su comunidad.

En su lugar asistieron el activista Hugo Carballo y su esposa, Juan Francisco Castro, María Elena Somoza, Manuel y Elsa Pineda.

La Comunidad de Chinameca realiza diferentes actividades como ventas de comidas típicas, participan en festivales y organizan fiestas todo el año para obtener ingresos y así financiar obras benéficas “con mucho cariño”, aseguran los dirigentes.

Las personas interesadas en tener más información sobre el Hogar Padre Vito Guarato pueden ingresar a la página www.hogarvitoguarato.org.sv. 703)-273-5792.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login