Bolivia: prefectos opositores y Morales dialogarán para desactivar crisis

LA PAZ (AFP) – La propuesta de cinco prefectos opositores para sentarse a dialogar con el gobierno nacional en La Paz el próximo 7 de enero fue aceptada por el presidente Evo Morales, con lo que se abre la posibilidad para desactivar la aguda división que vive Bolivia.

El mandatario respondió de manera afirmativa a los gobernadores, que la víspera propusieron una reunión el 7 de enero para conjurar la crisis que vive Bolivia, principalmente por el proyecto de Constitución que impulsa el gobierno y por las autonomías que las regiones quieren proclamar.

En una conferencia de prensa ofrecida en la central Cochabamba, donde evalúa su gestión con sus ministros y movimientos sociales, Morales saludó la voluntad de diálogo de los prefectos de Santa Cruz, Cochabamba, Tarija, Beni y Pando -sus acérrimos opositores-, que "es el mejor camino" para encontrar soluciones.

"Esperaré en La Paz para encontrar soluciones y escuchar sus demandas", dijo, a tiempo de señalar que la reunión se realizará con agenda abierta y con los temas planteados por los prefectos.

"No tenemos ningún tema que condicionar y nunca condicionamos agendas. Es obligación del gobierno nacional tratar cualquier tema", dijo Morales, al anticipar que en la cita demostrará los logros de su gobierno a los cuales pidió se sumen los prefectos "para profundizar los cambios".

Morales había hecho desde mediados de diciembre una invocación al diálogo aunque sin precisión de fechas o detalles, y el jueves los cinco prefectos, reunidos en Santa Cruz, tomaron la iniciativa de concretar una fecha y fijar un temario "en la perspectiva de ofrecer al país una señal objetiva de que están por el diálogo".

Los puntos prioritarios que plantean al presidente son el recorte de ingresos a los departamentos que el gobierno central aprobó en noviembre, las autonomías departamentales y el proyecto de Constitución que el gobierno impulsa, aunque la agenda queda abierta para otros temas.

Rubén Costas, prefecto de Santa Cruz y quien se ha convertido en la cabeza visible de la oposición a Morales, explicó tras la decisión que a pesar de la desconfianza que existe hacia el gobierno central, las autoridades regionales decidieron apostar por la reunión.

"Hay una serie de susceptibilidades, desconfianzas, pero hemos decidido tomar la iniciativa e invitar oficialmente a Su Excelencia", dijo Costas.

El final de año encuentra a Bolivia, el país más pobre de Sudamérica, en una polarización entre un gobierno que esgrime una Constitución que la oposición considera ilegítima y unos departamentos que claman por una autonomía declarada según el gobierno de forma ilegal, una situación que a las buenas o a las malas tendrá que desempatarse en el 2008.

Y para dirimir el impasse se anuncian 11 referendos -incluyendo uno que resuelva si Morales y los gobernadores se quedan en el poder- en los que cada parte busca que sea el pueblo el que legitime sus propuestas.

Las tensiones entre dos propuestas que no pueden coexistir llevaron a distintas instancias internacionales (como la Unión Europea o la Organización de Estados Americanos) a ofrecer su intermediación a un diálogo pero ni Morales ni los prefectos las mencionan como condición para reunirse.

You must be logged in to post a comment Login