Clara Rojas, un símbolo de la resistencia y el amor en cautiverio

Por Martha Trujillo.
Notimex

Bogotá.- La abogada colombiana Clara Rojas se convertirá este fin de semana en la primera "prisionera política" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en ser liberada por el grupo rebelde, tras permanecer cautiva durante casi seis años.

Las FARC explicaron que Rojas será liberada como un "gesto de desagravio a los familiares de los retenidos, a (el presidente venezolano Hugo) Chávez y a la senadora Piedad Córdoba", que hasta noviembre fungieron como facilitadores de un acuerdo humanitario.

La también politóloga figura en la lista de 45 militares y políticos que la organización insurgente mantiene cautivos, en condición de "prisioneros políticos", para presionar su canje por unos 500 rebeldes en prisión.

Junto con Ingrid Betancourt, la jurista de 43 años se convirtió en uno de los íconos de la lucha que libran los familiares de los secuestrados plagiados, luego de que se conociera que Rojas había tenido un hijo en cautiverio, fruto de su relación con un guerrillero.

La vida de Rojas, la menor de cinco hermanos, estuvo ligada a Betancourt desde 1991, cuando ambas políticas se vincularon al recién creado Ministerio de Comercio Exterior, que estaba encabezado entonces por el actual titular de Defensa, Juan Manuel Santos.

En ese trabajo "codo a codo", Rojas y Betancourt forjaron una fuerte amistad, al punto que la primera se convirtió en asesora personal de la líder del partido Verde Oxígeno y en su compañera de fórmula cuando ésta decidió postularse a la elección presidencial de 2002.

La campaña proselitista, sin embargo, quedó trunca el 23 de febrero de ese año, cuando ambas candidatas fueron retenidas por un comando de las FARC cuando se desplazaban en automóvil por una carretera del suroccidental departamento de Caquetá.

Al momento de su retención, Betancourt y Rojas se dirigían a la sureña localidad de San Vicente del Caguán, sede del fallido proceso de paz con las FARC, que había sido cancelado unos días antes por el gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002).

Pese a que los guerrilleros les comunicaron que su objetivo era llevarse consigo a Betancourt como "prisionera", Rojas se negó a abandonar a su amiga, por lo que también fue capturada y llevada al interior de la selva, perdiéndose todo rastro de ella.

Desde entonces, se han tenido muy pocas noticias de quien es considerada una de las figuras más representativas del partido Verde Oxígeno, la última en 2003, cuando la abogada envió un mensaje a su madre, Clara González, que conmovió al país.

Más tarde, Colombia se enteraría con asombro de que Rojas había encontrado el amor durante su largo cautiverio, del que nació Emmanuel, lo cual provocó la inmediata movilización de los medios de comunicación para exigir la liberación del bebé y su madre.

La revelación la hizo el periodista Jorge Enrique Botero, quien en una visita a un campamento rebelde pudo constatar que el bebé había sido fruto de una relación sentimental que mantuvo la abogada con un guerrillero sin rango, en medio de la selva.

En su libro "Ultimas noticias de la guerra", Botero narró en detalle las precarias condiciones en las que Rojas debió dar a luz a su hijo, que en la actualidad debe tener unos tres años de edad.

"Todo lo que pasó para que naciera el niño sobrepasó el límite (.) en medio de las condiciones que representa estar en la selva, se vieron

You must be logged in to post a comment Login